¿Eres nuevo en Rentabilibar?

Regístrate

Ayuda

Descarga nuestra app

Rentabilibar| Actualidad| Mejora tus ventas| Nuevas vías de negocio| Cómo envasar la comida para que llegue perfecta en delivery y take away

Cómo envasar la comida para que llegue perfecta en delivery y take away

Nuevas vías de negocio

Has alcanzado el límite de artículos mensuales.

Para seguir leyendo inicia sesión o crea un usuario y accede a todo el contenido de manera ilimitada, además de disfrutar de nuestras promociones y ventajas.

Regístrate gratis

30-12-2020

El auge de los servicios de comida para llevar y a domicilio supone todo un reto para los negocios de hostelería. ¿Sabes cómo garantizar que la experiencia gastronómica en el domicilio sea igual a la del local?

Artículo escrito por: Rentabilibar.

Los servicios delivery y take away han irrumpido como nunca en los negocios de hostelería durante este último año. Desde restaurantes de estrella Michelin a sencillas cafeterías de barrio, muchos negocios han visto en estas opciones una solución estupenda para generar nuevas fuentes de ingresos en su negocio, pero también para sobrellevar cierres temporales, toques de queda y restricciones de aforo


Sin embargo, aunque no son pocos los que ya envían pedidos a domicilio o permiten a los clientes recoger la comida en el local, el gran reto para los responsables de cocina está siendo trasladar la experiencia gastronómica desde el local hasta el calor del hogar. Si elaborar un menú o una carta que represente la esencia de tu negocio ya es un trabajo arduo, dar con las elaboraciones y envases adecuados para servicios delivery y take away puede ser mucho más complicado. ¿Cómo podemos hacer que la comida llegue entonces en perfectas condiciones? Te explicamos todo lo que debes tener en cuenta.



Conocer al cliente, el primer paso


Conocer las preferencias e intereses de los clientes es un paso básico para plantear cualquier negocio. No obstante, cuando vamos a crear un servicio de delivery y take away, por regla general nos encontraremos con dos tipos de perfiles:


1. El cliente que no quiere cocinar y que pide a domicilio para consumir la comida tal y como llega a su casa. Los clásicos para este perfil son las pizzas, hamburguesas y otros formatos de comida rápida. Sin embargo, con el auge del teletrabajo, también se ha producido una tendencia al alza en el consumo a domicilio de raciones, pastas, guisos, postres y menús del día. Negocios como la Casa de Comidas Carmela, a cuyo propietario, Jaime Rincón, entrevistamos en Rentabilibar hace unos meses, han conseguido darle la vuelta a su modelo incorporando un servicio de comida casera a domicilio. Una alternativa que encanta a sus clientes y que les permite disfrutar de un menú del día de calidad sin salir de casa.   


2. El cliente dispuesto a hacer pequeñas elaboraciones que complementen la experiencia, como un golpe de calor en el horno, calentar una salsa o hidratar los fideos en el caldo de un ramen que ha pedido a domicilio. En ocasiones, estos clientes usan este servicio para sorprender en reuniones de amigos o familiares, lo que es una oportunidad muy buena para aquellos restaurantes que cuidan mucho la propuesta gastronómica de sus menús delivery. Un ejemplo de este modelo es Mixtura Gastro, un servicio de comidas pre-elaboradas planteado por el chef Sergio Musso y su equipo para trasladar a los hogares la experiencia del Restaurante Eclectic. También, otro que está teniendo muy buena acogida es el Catering Manzano, de Esther y Nacho Manzano, que incluso han creado menús específicos de Navidad para que los comensales disfruten las fiestas en casa con una selección de platos de Estrella MICHELIN.


Elaboración y envasado


Conseguir que la comida llegue en perfecto estado al domicilio de los clientes depende tanto del proceso de elaboración como del envasado. Como la mejor forma de aprender en cocina es observando y probando, hemos elaborado un vídeo explicativo para que conozcas los principales supuestos y las soluciones que proponemos.



Crea menús pensados para disfrutar en casa


Aunque la elaboración y el envasado son dos pasos fundamentales para este tipo de servicios, debemos hacer un esfuerzo por plantear el tipo de menú que queremos que llegue a domicilio. ¿Podemos trasladar la experiencia del restaurante al domicilio por completo? ¿Es mejor hacer una adaptación para delivery y take away? ¿Dejo mis platos de autor a un lado y me cambio a los bocadillos y las hamburguesas? Estas son algunas de las preguntas que invadirán tus pensamientos cuando empieces a pensar en tu oferta gastronómica a domicilio. 



Nuestro consejo es crear un menú exclusivamente pensado para llevar, pero sin renunciar a los sabores y la cocina que caracterizan a tu restaurante. También debes tener en cuenta que, al tiempo de cocinado, se le suma también el de traslado hasta el domicilio, por lo que lo mejor es asegurarnos de que podemos hacer elaboraciones en períodos cortos de tiempo -que estén listas en unos 20 minutos, aproximadamente-, y que, en un escenario ideal, estén en casa de los comensales en unos 10-12 minutos para consumirse en perfectas condiciones.


Otra de las grandes ventajas de hacer un menú específico para delivery y take away es que, por regla general, permitirá una mejor gestión de las compras de producto. Hay ciertos alimentos más delicados que, por cuestiones de temperatura, textura o de seguridad alimentaria no suelen salir del local (como postres creativos que se sirven a diferentes temperaturas o esos platos de autor en los que la presentación lo es todo). 


Si, además, trabajamos con un sistema de cupos, podremos evitar posibles desperdicios de comida y nuestra gestión del negocio de delivery y take away será más eficiente. Sobre todo, si estamos empezando nuestra andadura en los servicios a domicilio, es muy recomendable trabajar con este tipo de previsiones hasta saber realmente qué acogida va a tener entre los clientes.


Si eres hostelero, haz un pedido a tu local



La prueba definitiva para saber si la elaboración y el envasado de tu servicio a domicilio funciona es hacer la labor de mistery shopper. Haz un pedido a casa junto a tus amigos y familiares para saber en qué condiciones llega la comida y poder corregir posibles fallos.


Los propietarios de restaurantes suelen evaluar su propio servicio de esta forma, sobre todo si en el proceso de entrega entran proveedores externos de entrega a domicilio. Si somos cuidadosos con las elaboraciones y el tipo de envase pero los repartidores no siguen nuestras indicaciones (por ejemplo, no apilar ciertos envases o llevar por separado las elaboraciones frías y calientes), el proceso perderá todo el sentido una vez llegue a casa. 


Desde luego, en cocina para delivery y take away no hay que dejar nada al azar y cualquier esfuerzo por prestar toda la atención a los detalles será la mejor garantía de éxito. Esta es una buena forma de vivir la experiencia como un cliente más, pero también de evaluar y corregir un proceso de lo más delicado.


Aunque no son pocos los que ya envían pedidos a domicilio o permiten a los clientes recoger la comida en el local, el gran reto para los responsables de cocina está siendo trasladar la experiencia gastronómica hasta el calor del hogar

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.