Ideas prácticas

01-06-2021

Cuáles son los tipos de licencia en hostelería (y cuál puedes solicitar según tu idea de negocio)

Según el servicio que ofrezcamos en nuestro establecimiento, el local puede requerir distintos permisos. ¿Cuáles son las licencias de hostelería más comunes?

Las distintas categorías de negocio requieren distintas licencias de hostelería para entrar en funcionamiento, con trámites diferentes. La clasificación troncal de los establecimientos en el ámbito hostelero incluye tres tipos de locales: bar, cafetería y restaurante. Hay también una cuarta categoría en los tipos de licencias para bares, conceptualizada como un ‘cajón de sastre’, que incluye todos los servicios que no entran en los anteriores.


Licencia de restaurante


Los restaurantes son locales que tienen integrada una cocina completamente equipada y, por norma general, un espacio de comedor en el que se pueden ofrecer comidas y cenas. No obstante, también encontramos casos en los que no se exige un local con una cocina completamente equipada, como ocurre con los negocios que trabajan con la llamada ‘quinta gama’.


Para obtener este permiso, un técnico especialista del ayuntamiento tiene que hacer una inspección y posteriormente realizar un informe en el que certifique el cumplimiento de una nutrida lista de requerimientos legales: correcto almacenamiento de alimentos, salubridad y ventilación de la cocina, instalaciones, plan de incendios, insonorización, aseos, cuarto de limpieza, cuarto de basuras y otros aspectos urbanísticos.


Tipos de licencias para bares y cafeterías


Encontramos tres subtipos de licencias de hostelería para los bares:


  • De restauración mixta menor: sirven bebidas, bocadillos fríos o calientes y tapas en barra o mesas, pero cuentan solo con herramientas básicas de cocina: una plancha y una máquina de café. No pueden, por tanto, ofrecer menús o servicio de carta a menos que los platos sean proporcionados por un servicio externo de catering. 


  • Bares con comida rápida: disponen de más elementos de cocina, que les permiten ofrecer una mayor variedad de tapas y bocadillos, aunque tampoco pueden elaborar almuerzos o cenas. 


  • Bar cafetería: en este tipo de licencia de hostelería, además de bebidas, bocadillos y aperitivos, se sirve una mayor variedad de infusiones y brebajes (diversos tipos de preparados de café, tés, helados, batidos, smoothies, etc.)


Todos ellos requieren también de la realización de un proyecto por parte de un experto del ayuntamiento. Los requisitos son algo más sencillos que los exigidos en el caso de los restaurantes.


Otros tipos de licencia de hostelería


Bien sea por tradición o porque el local ha optado por la especialización, en esta categoría encontraremos multitud de tipos de licencias para bares menos habituales: tabernas, mesones, cervecerías, salas de fiesta, salones de juegos, etcétera. Los mesones, por ejemplo, son establecimientos de estilo rústico a medio camino entre el restaurante y la posada o venta; mientras que un chigre se podría identificar como una sidrería típica asturiana.


Además, existen derivaciones de los grupos principales, tales como los bares con ambientación musical, reproducida mecánicamente o en directo, que no pueden ofrecer pista de baile. 


También hay negocios que fusionan dos o varios servicios. El más habitual de todos el restaurante bar, que cuenta con barra de bebidas y también con comedor. Sin embargo, todas estas variaciones son asimilables a las categorías de la clasificación troncal.


Trámites



Una vez comprobado y certificado el cumplimiento de la normativa urbanística y sanitaria, la administración expedirá la licencia de apertura. Acto seguido, los responsables del negocio deben proceder a la inscripción del mismo en el registro de empresas y actividades turísticas de la comunidad.


Por último, también es importante tener en cuenta que la licencia de hostelería está vinculada a un local concreto, por lo que si el inmueble se traspasa o se vende, el nuevo dueño podrá conservar la licencia, siempre y cuando se siga realizando la misma actividad en el establecimiento y el permiso no haya caducado. Eso sí, si el negocio se traslada a otro inmueble, se tendrá que solicitar una nueva licencia.


Es importantísimo que, antes de invertir, el futuro hostelero tenga bien perfilado el concepto de su negocio, su tipo de cliente y, naturalmente, el tipo de licencia de hostelería

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.