Ideas prácticas

12-01-2021

Ideas para ofrecer cenas tempranas en tu restaurante

Si las restricciones obligan a los restaurantes a cerrar antes, ¿cómo podemos motivar a los clientes a cenar temprano?

Las restricciones horarias en la hostelería y el llamado toque de queda, que ya es una realidad asentada en todas las comunidades autónomas, ha reabierto el debate sobre los hábitos y horas de cena de los españoles. Casi como una necesidad para salvar al sector, son muchos los negocios que están haciendo un llamamiento para que los clientes adelanten sus horarios y no se pierdan uno de los servicios estrella de nuestra cultura.


La cena a partir de las 9 o las 10 es una costumbre tan española como las tapas o como saludarse con dos besos. Si bien la llamada ‘nueva normalidad’ nos ha obligado a cambiar nuestro afectuoso saludo por un toque de codo o por un simple “hola” a distancia, está claro que nuestros clientes tienen la capacidad de cambiar sus hábitos para salir a cenar. Con la comunicación adecuada y una selección de cenas adaptadas, la adopción de hábitos más europeos puede ser todo un acierto para sacar todo el partido a los negocios hosteleros.


¿Qué tipos de cenas tempranas podemos ofrecer a los clientes?



Como hosteleros, lo mejor que podemos hacer para que nuestros clientes cenen más pronto es trabajar lo máximo posible la comunicación. Varios establecimientos han empezado a ofrecer interesantes descuentos a los clientes que opten por cenar a las 7 u 8, o incluso apelan a la solidaridad de los comensales como forma de que los bares y restaurantes salgan adelante ante esta difícil situación. No obstante, si queremos adelantar las cenas, es importante replantear el modelo de cena con propuestas como las que te proponemos a continuación:


Del brunch al drunch


El brunch, o la combinación entre desayuno y comida, es una de las tendencias que mejor ha funcionado en bares y cafeterías durante los últimos años. Tiene lo mejor de los dos mundos y suele gustar mucho por todas las posibilidades creativas que ofrece a los más gastrónomos. Tanto es así que algunos restaurantes han optado por un modelo de tarde noche, el drunch, que vendría a ser equiparable a nuestra merienda-cena de toda la vida. A nivel comunicativo es todo un filón para clientes que siguen tendencias y buscan una experiencia exclusiva. Además, para los restaurantes y bares apenas requerirá dar una vuelta de tuerca a un menú de cena, que se basará en raciones ligeras, bien pensadas y con una opción de dulce de merienda -como un bizcocho o una tarta- que sustituya al postre más elaborado.


Combos con precio cerrado


Si a tus clientes no les va mucho la idea del drunch, podemos simplificar el concepto con un combo cerrado. Como si fuera un menú del día, podemos ofrecer una cena específica compuesta de varios platos o raciones, para que los clientes degusten las mejores propuestas a un precio específico. La única condición es que debe hacerse en una franja horaria temprana como, por ejemplo, entre las las 7 y 8:30 de la tarde. Podemos ayudarnos de tarjetas de fidelización, redes sociales, cartelería o e-mail marketing para informar a los clientes y, al mismo tiempo, fidelizarlos con nuestra mejor selección de platos. 


Cocina callejera



No necesitamos montar un food truck para ofrecer comida callejera, pero sí que es muy interesante tomar todo su espíritu. Cualquiera que haya viajado por alguna de las cunas del street food, como Corea del Sur, Tailandia, Vietnam o México, habrá podido comprobar que no hay horarios para la comida. Si apostamos por recetas de inspiración internacional y ofrecemos raciones más pequeñas, es probable que demos mucha más salida a los platos a horas tempranas y que el flujo de clientes sea también mayor.


Pintxos y tostas


Si somos más de quedarnos con clásicos españoles, nada como una barra llena de pintxos para que los comensales vayan abriendo el apetito. De igual forma, el extenso y apasionante mundo de las tostas también puede ser una opción estupenda de cena temprana, porque suele ser más ligera y apetecible que una cena completa de raciones. Además, también es lo suficientemente contundente para que los clientes se queden satisfechos.


El afterwork que se convierte en cena


El teletrabajo ha hecho que las cañas de después del trabajo sean menos habituales que hace unos pocos años, pero siguen siendo un momento de captación y fidelización de clientes. Las tapas son una buena forma de animar a los clientes a quedarse en el local y terminar pidiendo la cena. No obstante, nunca está de más recordarles qué platos podemos ofrecerles para terminar la jornada laboral y volver cenados a casa.


El regreso de la happy hour


Es bastante habitual relacionar la llamada ‘happy hour’ (u ‘hora feliz’) solo con los pubs y bares de copas. Sin embargo, también es un método excelente para vender cenas tempranas. Consiste únicamente en ofrecer descuentos para cenas en franjas horarias tempranas. Por ejemplo, podemos optar por cenas a la mitad de precio entre las 7 y 8 de la tarde, u ofertar otras fórmulas atractivas, como las bebidas gratis o el postre de regalo, siempre teniendo en cuenta nuestro escandallo para escoger la opción más adecuada.


Alternativas rápidas y opciones saludables


Los horarios de comida al mediodía, en general, todavía no han cambiado, por lo que una alternativa rápida como cena temprana tiene muchos más puntos para resultar atractiva que una opción más copiosa. Podemos adaptar el tamaño de algunos platos de nuestra carta y crear otros nuevos más reducidos o con elaboraciones más ligeras. De esta forma nos abriremos también a clientes que opten por una alimentación saludable o estén siguiendo alguna dieta, teniendo en cuenta que en muchos casos ya estarán habituados a adelantar el horario de la cena, por los beneficios que comporta. 


Pensando en ellos puede ser interesante contar con opciones como ensaladas variadas, cremas de verduras, revueltos o platos combinados equilibrados, en los que la verdura, la proteína y los cereales de calidad (como la quinoa o el arroz integral) están siempre presentes. Son platos muy fáciles de preparar y económicos que conquistarán a un tipo de público al que le cuesta encontrar algo que comer fuera de casa. Si en los alrededores de nuestro local se encuentra algún centro deportivo, también es posible hacer acuerdos comerciales y ofrecer descuentos a los socios de los gimnasios que vayan a cenar después de entrenar.


Resopón take away




El resopón no es otra cosa que una segunda cena o esa práctica de asaltar la nevera en casa cuando el hambre acecha antes de irnos a la cama. Que los clientes se acostumbren a cenar pronto va a llevar tiempo, por lo que podemos ofrecer un tentempié para llevar a los clientes que cenen temprano. Es un pequeño detalle simpático que puede marcar la diferencia y que también reconoce el esfuerzo que están haciendo por cambiar sus hábitos y adaptarse a la nueva realidad de los bares y restaurantes.


La conciliación, también en la hostelería


Aunque ahora veamos la opción de las cenas tempranas con cierto recelo, también hay que pensar que un cambio de hábitos no solo puede beneficiar a los clientes, sino también a los hosteleros. Esta es una profesión que siempre ha exigido grandes sacrificios, con largas jornadas de trabajo, horarios imposibles y pocas posibilidades de conciliación familiar. 


Las cenas tempranas son un pretexto perfecto para implantar horarios de apertura continuados, con más protagonismo en la franja del tardeo o la merienda cena. Esto tiene algunas ventajas para nuestra plantilla: por un lado, evitamos los turnos partidos y el agotamiento que esto supone para los empleados (sobre todo para aquellos que viven lejos del trabajo); y por otro, les permite terminar la jornada laboral más temprano, con sus correspondientes beneficios a nivel personal y familiar. Como empleadores, también nos ahorramos o reducimos el plus de nocturnidad, que en la mayoría de los convenios se aplica a partir de las 10 de la noche.  


Solo el tiempo nos dirá si los españoles logramos adquirir otros hábitos o durante cuánto tiempo se van a extender las restricciones. Adaptar nuestro negocio a cada variación de aforo y horario requiere de mucho esfuerzo, pero es clave para seguir adelante y quizá, en el caso de las cenas tempranas, acaba siendo una oportunidad para una hostelería más conciliadora con el resto de actividades personales.

Varios establecimientos han empezado a ofrecer interesantes descuentos a los clientes que opten por cenar a las 7 u 8, o incluso apelan a la solidaridad de los comensales como forma de que los bares y restaurantes salgan adelante ante esta difícil situación

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.