Cómo fomentar el 'tardeo' frente a las restricciones en hostelería

21 Sep 20 - 00:00

Cómo fomentar el 'tardeo' frente a las restricciones en hostelería

Ante las limitaciones horarias, esta nueva costumbre o momento de consumo se asienta entre los clientes. Estas son sus ventajas para los bares, que encuentran en él una manera de atraer a los consumidores en las horas centrales de la tarde.

COMPARTIR

La “nueva normalidad” se ha visto acompañada de nuevas normas en el sector hostelero, como la reducción de aforos y de clientes en cada mesa o las restricciones horarias.


En este nuevo contexto, en el que el ocio nocturno queda reducido, ¿cómo pueden los hosteleros agudizar el ingenio? Con propuestas como el ‘tardeo’: una invitación a disfrutar de las terrazas, los amigos y unas cervezas frías en la franja horaria comprendida entre las 16.00 y la hora de cenar… o de cierre.


El tardeo, ¿una nueva costumbre?


El ‘tardeo’ no es algo nuevo ni surgido al calor de la pandemia: en los últimos años, esta costumbre se ha popularizado y ha llevado a jóvenes (y no tan jóvenes) a adelantar sus reuniones de amigos de la noche a la tarde, de ahí el concepto de ‘tardeo’.


Pero, aunque no sea una práctica recién inventada, sí ha ganado adeptos en los últimos meses, y se ha convertido en una palanca para la hostelería, que ve en este momento de consumo un punto de encuentro con sus clientes y con el respeto a las restricciones de horarios en el sector.


¿Qué perfiles de clientes optan por el 'tardeo'?


Puede que, antes de la “nueva normalidad”, el ‘tardeo’ fuese más bien cosa de jóvenes. Pero, con las reglas del juego de la hostelería redefinidas, son diversos los perfiles de clientes que han adoptado esta costumbre.


Familias que, tras una comida, optan por alargar el encuentro en su bar favorito. Compañeros de trabajo de distintas edades que comparten un momento de distensión en su renovado ‘afterwork’. Grupos de amigos y amigas que, antes de una cena, se ponen al día brindando con unas cañas recién tiradas por ese camarero que ha sido testigo del crecimiento de su amistad.



Este momento de consumo gusta a los clientes porque, pese a las restricciones de horarios, pueden disfrutar de la compañía de sus seres queridos en sus locales favoritos. Además, al adelantarse la hora de la reunión, nuevos perfiles como los clientes más madrugadores (ya sea por trabajo o por ocio) pueden sumarse a las quedadas que, antes, se convocaban en el grupo de amigos a partir de la medianoche.


¿Qué ventajas presenta el tardeo para los hosteleros? Les permite no “perder” las horas centrales de la tarde, llenando su terraza o local (siempre respetando los aforos y medidas de seguridad) en una franja horaria tradicionalmente reservada al café o el descanso. ¿Y cómo puede cada hostelero fomentar el ‘tardeo’ en su local? Allá vamos.


1. Horario adaptado


Parece lo más obvio, pero es importante tenerlo en cuenta. Si, hasta la “nueva normalidad”, el bar en cuestión cerraba sus puertas a mediodía o solo abría a partir de las 20.00, deberá adaptar su horario a uno apto para el ‘tardeo’… y anunciarlo a sus clientes.


De nada sirve implantar un nuevo horario de atención al público si no se comunica correctamente a los consumidores, ya sea a través de redes sociales o cartelería en el propio local.


2. Más que cañas bien tiradas



Aunque los clientes acudan a un bar para tomar algo, no está de más ofrecerles nuevos atractivos para elegir un local en lugar de otro. Contar con un DJ o programar un concierto de música acústica en directo son ideas para, además de atraer a los clientes con propuestas diferentes, apoyar al sector de la cultura. Siempre, eso sí, teniendo en cuenta y respetando las medidas vigentes en nuestra comunidad al respecto. Además, el propio escenario o espacio ocupado por los artistas puede servir para garantizar la distancia de seguridad correspondiente entre las mesas.


3. Oferta gastronómica adaptada


Si se adapta el horario y el ambiente del local al concepto de ‘tardeo’, ¿por qué no adaptar también la oferta gastronómica? No se trata de modificar por completo la carta del bar o restaurante, sino de diseñar, por ejemplo, un ‘picoteo de tardeo’ con algunas de las tapas más populares del local combinadas con nuevas recetas o raciones presentadas en formato individual.


4. Facilidades para el cliente


Una manera de fidelizar a los clientes es ponerles las cosas fáciles. Por ejemplo, permitiéndoles reservar la mesa para su ‘tardeo’. Esto permitirá al local planificar su volumen de trabajo con antelación y a los consumidores les ahorrará paseos por la ciudad en busca de una mesa libre.


¿Qué canal utilizar? El que sea más cómodo para la clientela y para el día a día del local: teléfono, página web, aplicación… Nunca está de más comunicar a los clientes (al igual que el nuevo horario) la posibilidad de reservar mesas para el tardeo: al leer ese mensaje en redes sociales o en el propio local pueden, si nunca han propuesto este plan a su círculo más cercano, animarse al ‘tardeo’.


La resiliencia es la capacidad de adaptarse a las circunstancias adversas con resultados positivos. Y el sector de la hostelería es resiliente por naturaleza: se adapta a tendencias, demandas y nuevos modos de consumo de los clientes. ¿Por qué no acompañarlos, también, en esta nueva costumbre y manera de acudir a los bares?

¿Qué ventajas presenta el tardeo para los hosteleros? Les permite no “perder” las horas centrales de la tarde, llenando su terraza o local en una franja horaria tradicionalmente reservada al café o el descanso

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.