Ideas prácticas

30-04-2021

10 tapas y raciones para aumentar tu rentabilidad

Genera más clientes (y haz que vuelvan a tu negocio) con estas 10 tapas y raciones. Económicas, fáciles de preparar en tu local y perfectas para acompañar cualquier consumición.

Más allá de ser todo un atractivo gastronómico, las tapas y raciones pueden convertirse en todo un aliado para aumentar la rentabilidad de tu establecimiento. Con un planteamiento adecuado y con un equilibrio entre calidad y precio, podemos fidelizar a nuestros clientes de siempre y atraer a muchos otros. 


¿Cómo se puede conseguir más rentabilidad con una tapa o ración gratuita? La respuesta está en el balance de precio por las bebidas y el coste de producción. Una buena tapa gratuita puede justificar una pequeña subida en el precio de las consumiciones, pero debemos tener en cuenta tres factores:


  1. Cuál es el coste de producción: escoge ingredientes económicos, limita el tiempo y la dificultad de cocinado y apuesta por tapas que duren mucho tiempo en buen estado.

  2. Satisfacción de los clientes: las tapas deben ser económicas de preparar para el hostelero, pero también tienen que ser lo suficientemente buenas para justificar esa pequeña subida en el precio de la bebida. Ofrece tapas sencillas, ricas y con una calidad aceptable.

  3. No olvides que es un acto de cortesía: no es necesario sorprender al cliente con una creación gastronómica de autor. Escoge productos que gusten a todos y que dejen satisfecho al cliente.


Te proponemos 10 ideas de tapas y raciones gratuitas que pueden funcionar muy bien como acompañamiento para consumiciones:


Patatas bravas


Las patatas y todas sus interpretaciones (tortilla, ensaladilla, patatas aliñadas, etc.) son todo un clásico de los bares. Al fin y al cabo, son sencillas de preparar y muy económicas. Nuestro consejo es que apuestes por ellas, pero que uses siempre un criterio de calidad para que resulten más atractivas. Unas buenas patatas bravas, en las que prestemos mucha atención a la fritura y la salsa, pueden llegar a ser la razón que haga que nuestra clientela quiera volver siempre a nuestro bar. 


Frutos secos y aceitunas


El complemento perfecto para unas cañas rápidas de media mañana. Las mezclas de frutos secos se pueden conseguir a muy buen precio en grandes establecimientos y, por regla general, siempre gustan a los clientes. Tampoco pueden faltar las clásicas aceitunas -mejor si tienen un aliño interesante que vaya bien con la cerveza-. Agradables al paladar y fáciles de conservar.


Gildas



El interesante mundo de los encurtidos es muy amplio, pero entre pepinillos, cebollitas o las famosas berenjenas de Almagro, no podemos olvidarnos del aperitivo con más glamour de los bares. La gilda, que recibe su nombre por el parecido entre la forma de la piparra y el guante de Rita Hayworth en la película de los 40, es una tapa bien conocida de cualquier bar. Tres ingredientes -aceituna, anchoa y piparra- y un palillo que los atraviesa, dan forma a este genial acompañante. Aunque se pueden preparar sobre la marcha, lo más práctico es comprarlas ya preparadas para servir al momento.


Torreznos


Esta es la clase de tapa que todo el mundo esperaría encontrar en cualquier bar que se precie. Son fáciles de preparar, gustan a todos y dejan bastante satisfecho al comensal. Para que queden crujientes y jugosos, primero tenemos que partir de piezas con un grosor de unos 3 centímetros. A continuación, debemos ponerlos en la sartén con aceite de girasol a media altura, colocando la piel boca abajo. Los cocinaremos a fuego bajo -entre 25 minutos y una hora- para que la cocción vaya siendo gradual. Cuando veamos que la piel se termine de hinchar y tome el característico color dorado, solo tenemos que subir el fuego y terminar de cocinar los laterales. 


Croquetas


Con las croquetas existe un fenómeno curioso, y es que parece que todo el mundo es un auténtico entendido. Nuestro consejo es que no las ofrezcas como tapa, a menos que tengas capacidad para ponerte a freírlas al momento. A nadie le gusta una croqueta blanda y recalentada, así que es mejor que las ofertes como ración. Es más, si no puedes prepararlas en tus cocinas, en el mercado existen versiones congeladas dirigidas a la hostelería que están muy logradas y gustan tanto como si fueran caseras. 


Hummus con crudités



Lejos de parecer un ingrediente exótico, esta pasta de garbanzos de origen árabe es ya todo un habitual en nuestra gastronomía. Su preparación es extremadamente fácil y económica. Además, el hummus aguanta bastantes días una vez preparado, por lo que podemos extender su uso como tapa durante más tiempo. Corta un poco de zanahoria, apio y pimiento rojo en bastoncillos y prepárate para conquistar a tu clientela más saludable.


Chorizo a la sidra


Se prepara en muy poco tiempo y, además, es un plato perfecto para cocinar con antelación e ir sirviendo a lo largo del día. Mejor si lo ofreces en platos de barro para conservar bien el calor en la mesa. Tampoco olvides acompañar esta tapa con un poco de pan para mojar en la salsa. ¡Conquistará por completo a tus comensales!


Guisos y vinagretas de legumbres


Si de tapas baratas de trata, no hay nada más económico y delicioso que las legumbres. Las podemos ofrecer a modo de guiso, como unos garbanzos compuestos; o quizás optar por algo más fresco ahora que se acerca el buen tiempo. En ese caso, las vinagretas y ensaladas con lentejas o alubias blancas son excelentes propuestas. Baratas, fáciles de elaborar y aptas para todo tipo de paladares.


Oreja a la plancha


Una de las raciones más típicas, sobre todo en zonas como Madrid. Es también una de las favoritas de los clientes, por su característico sabor y por el contraste de texturas. La oreja funciona muy bien con una cerveza tipo lager. Aunque, si las preparamos adobadas o con salsa brava, siempre podemos incorporar otras propuestas de cerveza algo más complejas, como Alhambra Reserva Roja, que va muy bien con guisos y carnes a la plancha. 


Arroces



A menos que hagamos la auténtica receta valenciana, no nos referiremos a esta tapa como paella, sino con el conocido término de ‘arroz con cosas’. Su elaboración exige algo más de tiempo, pero es uno de los ingredientes más baratos y versátiles que podemos encontrar para cocinar. Podemos acompañar este arroz con verduras y carnes económicas, como el pollo o el conejo, y hacer grandes cantidades para servir como ración gratuita. Contundente, deliciosa y muy atractiva para la hora del aperitivo.

Las patatas y todas sus interpretaciones (tortilla, ensaladilla, patatas aliñadas, etc.) son todo un clásico de los bares. Al fin y al cabo, son sencillas de preparar y muy económicas.

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.