Ideas prácticas

Los 6 mejores tipos de croquetas

Las croquetas siempre triunfan, pero con estas propuestas, las tuyas serán irresistibles.

Son socorridas: básicamente, cocina de aprovechamiento, como las que se elaboran con las sobras del cocido del día anterior. Uno de esos comodines de la cocina. Infalibles, porque gustan a todo el mundo. E ideales como tapa, para acompañar a una cerveza. Las croquetas llevan siglos elaborándose de la misma manera: ingrediente ‘x’ (las más famosas y todo-terreno, las de jamón) mezclado con bechamel, pasado por harina, huevo y pan rallado y frito en abundante aceite hasta que el exterior quede dorado y crujiente.

Pero hasta los platos más tradicionales son a menudo revisados para ofrecer una nueva versión que conserve lo mejor de la receta original pero al mismo tiempo, innove. Porque cambiar el relleno, es cambiarlo todo: saladas, dulces, aptas para veganos, sin gluten, tradicionales, con productos típicos de la región… Las croquetas pueden ser todo lo creativas que uno quiera. Admiten, incluso, el maridaje con salsas y confituras.

La clave es dar con un nuevo concepto. Arriesgarse a poner en práctica ideas que vayan más allá de lo que el cliente espera, al pensar en una croqueta, y sorprenderle con todo un mundo de sabores. Para ir estimulando la imaginación, proponemos seis maneras de darle la vuelta a esas croquetas de siempre. Seis propuestas gastronómicas para hacer de las croquetas, el plato estrella de la casa. Pero como en tantos otros platos versátiles como este, no hay límites. La prueba está en que las croquetas de chocolate también existen.

Para seguir leyendo más

Regístrate o Inicia sesión

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.