Ideas prácticas

23-07-2021

Formación profesional para la hostelería, ¿por qué es importante?

La FP es una gran ayuda para la hostelería, permite verificar las competencias del empleado

La formación profesional es una herramienta educativa con mucha calidad para el hostelero. Le permite contratar sabiendo de antemano que el trabajador está formado en las competencias básicas, lo que a su vez reduce costes varios como los derivados de la formación en el local o una mala ejecución de su trabajo que dé problemas con la calidad prestada al cliente.


La formación profesional en hostelería y turismo es muy amplia. Según el portal Todo FP, del Ministerio de Educación, existen diferentes titulaciones que van desde actividades de panadería a director de cocina, cada una con sus competencias y sus trabajos potenciales. Así, por ejemplo, el título de ‘Técnico en Cocina y Gastronomía’, reconocido por todas las Comunidades Autónomas, permite asegurar al hostelero que quien lo posee puede trabajar como:

  • Cocinero/a
  • Jefe/a de partida
  • Empleado de economato


Otras formaciones gastronómicas guardan relación con responsables de establecimientos alimentarios, gestores de pequeños comercios o responsables de productos alimentarios online (en auge). Saber que cuentan con capacitación suficiente para desempeñar su puesto de trabajo supone un alivio para el hostelero. ¿Cuáles son, por tanto, los principales beneficios de la formación profesional para los negocios hosteleros?


1. Encontrar talento verificado

La entrada de talento a la FP de hostelería beneficia al hostelero porque cuenta con información fiable sobre los perfiles de las bolsas de empleo, así como bolsas de empleo más amplias. Asimismo, las escuelas formativas son un lugar excelente del que tomar talento y formar nuevos empleados.


2. La formación de los trabajadores es inversión de futuro

Con frecuencia, estas escuelas de formación profesional cuentan con programas en los que el estudiante termina de formarse en un restaurante, bar o, en términos más amplios, el sector de la hostelería. Para las empresas esto supone una inversión a futuro porque, tras una breve inversión temporal, se cuenta con un trabajador perfectamente competente en el local.


3. Empleados con ganas de trabajar

Es cierto que hace falta destinar algo de tiempo a perfilar las habilidades del nuevo trabajador y enseñarle algunos básicos del negocio, porque siempre hay habilidades que mejorar o diferentes formas de hacer algunas tareas. Pero también se recibe un profesional con ganas de trabajar y aprender con el que probablemente podremos contar en el futuro.


¿Cómo se traduce esto en la cuenta de explotación?


Todas estas ventajas tienen su reflejo en la cuenta de explotación. Incluso con una ligera bajada de la misma durante el periodo de formación, a medio y largo plazo contar con trabajadores formados profesionalmente es un punto clave para ganar estabilidad. Disponer de personal que sabe funcionar y en los que se puede delegar tareas es importante tanto en bonanza como en crisis:


  1. Un servicio más ágil y profesional, una vez aclimatado el profesional.
  2. Justificación de precios más elevados al subir la calidad.
  3. Por lo mismo, una mayor rentabilidad a medio y largo plazo.

La entrada de talento a la FP de hostelería beneficia al hostelero porque cuenta con información fiable sobre los perfiles de las bolsas de empleo, así como bolsas de empleo más amplias

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.