covid-19

21 Apr 20 - 17:45

Entrevista a Hugo Rodríguez, impulsor de Food4Heroes: “Es una iniciativa en la que todos cabemos”

Hablamos con el impulsor de la iniciativa que une a hosteleros y sanitarios a través de la solidaridad

COMPARTIR

Durante la crisis sanitaria, además de mantener parte de su negocio Grosso Napoletano abierto gracias al delivery, Hugo Rodríguez y su socio Jorge Blas han puesto en marcha una iniciativa para apoyar a los sanitarios. Gracias a Food4Heroes, el personal sanitario de 20 hospitales de Madrid cuenta con comida y bebida que les reparten gratuitamente (con la ayuda de Correos), tanto desde Grosso Napoletano como de todos los restaurantes que ya se han unido a la causa. La iniciativa se ha extendido a otras ciudades. 


Grosso Napoletano también se ha unido al movimiento cuandovolvamos.com: los usuarios pueden apoyar a los hosteleros comprando bonos de comidas para disfrutar cuando todo vuelva a la normalidad. Una muestra más de esa cara solidaria que está mostrando la hostelería, en estos tiempos difíciles para todos.


- ¿Cómo surgió la iniciativa Food4Heroes?


Es una iniciativa de toda la compañía y de todo el equipo. Llevamos desde el día 14 de marzo operando únicamente vía delivery. Unos días antes del cierre lo veíamos venir, porque tenemos familiares médicos en Italia. Entonces nos reunimos para pensar cómo podíamos ayudar. Siendo conscientes de la situación en los hospitales, en Grosso Napoletano decidimos que la mejor manera de aportar nuestro granito de arena era hacer pizzas. Mandamos un mensaje de Whatsapp a nuestros amigos diciéndoles que si tenían contactos, o amigos o conocidos sanitarios que contactaran con nosotros por email (info@grossonapoletano.com) para que pudiéramos enviarles pizzas. Porque entendíamos que si bares y restaurantes estaban cerrados la disponibilidad para alimentarse para los sanitarios iba a ser más complicada. 


- ¿En qué momento y cómo se transformó ese gesto solidario de Grosso Napoletano en el gran movimiento que es ya Food4Heroes? 


Se ha ido creando poco a poco, como una rueda que se va formando. Desde el primer día recibimos muchos emails y desde entonces enviamos unas 25-30 pizzas al mediodía y otras tantas por la noche. Los sanitarios empezaron a compartir la iniciativa a través de las redes sociales y nosotros empezamos a compartir en Instagram las publicaciones tan bonitas de los sanitarios en las que nos agradecían el gesto. En paralelo, gracias a esta presencia en redes sociales, nos llamaron muchos amigos del sector (Tierra Burrito, Manolo Bakes, Tasty Poke, Aloha Poke, Honest Greens…) interesándose en lo que hacíamos y preguntando en cómo podían colaborar. Solo un par de días después decidimos que no tenía sentido seguir operando solo como Grosso Napoletano y que necesitábamos crear una marca paraguas para que todo el mundo se sintiera representado. Por eso siempre hemos insistido en que esta es una iniciativa sectorial, de marcas de hostelería y de alimentación. Es una iniciativa de todos: tanto del bar de la esquina como de Telepizza o Mahou San Miguel. Ponerle una marca facilitaba tener un altavoz común para compartir el mismo mensaje y compartir el contenido, para que los sanitarios se vieran reflejados y así lo compartieron. 



- ¿Cómo funciona Food4Heroes?


Lo que hicimos fue algo fácil, pero que funciona. En este tipo de operaciones hay que actuar rápido. Pensamos en qué tecnología nos permitía que el sistema fuera autoescalable y que de alguna manera se autogobernara. Por eso optamos por una plataforma universal como es WhatsApp, que todos (sanitarios, repartidores, marcas, restaurantes) usamos. Decidimos crear un sistema de diferentes niveles basado en grupos. En el primer nivel nos coordinamos los operadores y un grupo de Food4Heroes a nivel nacional. En el segundo nivel (al menos en Madrid) tenemos los cinco equipos que forman la distribución geográfica de la ayuda y que recorren toda la ciudad. En cada grupo están presentes operadores y marcas locales de cada zona, que dan servicio a los hospitales en exclusiva de esa área. Cada equipo da servicio a entre tres y seis hospitales y lo que hacemos es distribuir las marcas o colaboradores de la manera que consideramos mejor para intentar que haya la menor cantidad de trayectos posibles. Los sanitarios contactan a través de email o a través de los canales de Food4Heroes en Instagram. 


- ¿Los sanitarios pueden elegir?


No, se organiza de otra manera. En cada equipo están presentes los operadores de cada zona concreta más las marcas corporativas que dan servicio a todos los hospitales y que están en ruta y hacen un envío diario (o cada x días). Intentamos agruparlas de la manera más lógica teniendo en cuenta las necesidades de los hospitales, su tamaño, y el volumen de colaboraciones de cada una de las marcas. Estos equipos valen para que las marcas que dan servicio a diferentes equipos se organicen y coordinen para distribuir alimentos y bebidas de la manera más lógica. Cada hospital tiene su grupo de WhatsApp, con operadores y con una representación de los sanitarios. En la descripción del grupo definimos el protocolo. El punto más importante de este protocolo es definir el punto de entrega (siguiendo las medidas de seguridad). El repartidor o el cartero escribe un mensaje al grupo anunciando lo que lleva. Los sanitarios recogen y reparten entre las diferentes plantas. 


- Está claro que el sistema está muy bien organizado, pero parece muy complicado


Todo empieza con un email. Gracias a mi prima Manuela, que tiene 18 años y es una crack, esto está saliendo adelante porque ella atiende estos correos. Lo primero que hacemos cuando alguien que quiere colaborar nos llama es mandar un texto en el que explicamos todo el proceso. Después rellenan un formulario (qué productos van a aportar, con qué recurrencia, dónde está localizada su cocina, etc.) para que podamos asignarles un equipo. Manuela va agregándolos a un excel donde organizamos todo el trabajo e introduce a las personas en el equipo. A los sanitarios que contactan los vamos agregando al grupo correspondiente y cada hospital se organiza de una manera. Una de las claves de que haya funcionado es que a los sanitarios les viene muy bien que la comida llegue directamente a sus manos porque hay alguien que se encarga de distribuirla entre las diferentes plantas. Y así, casi sin quitarse el EPI y mientras rellenan fichas de pacientes, pueden comerse su pizza o su hamburguesa y beberse una botella de Solán de Cabras.



- Lo más curioso es que es una iniciativa que está viva, que se va haciendo a sí misma…


Es lo bonito de la iniciativa. La única intención era colaborar y se ha ido generando esta bola de nieve que ha ido creando un sistema cada vez más grande en el que actualmente, solo en Madrid, ya somos más de 140 marcas, entre restaurantes (en Madrid, unos 70, aproximadamente), cadenas, grupos de alimentación... Es una iniciativa en la que todos cabemos. Desde el bar de la esquina que hace diez pepitos hasta una gran franquicia como Papa John's Pizza. Es una estrategia long tail: a partir de pequeñas aportaciones de muchos, consigues una única gran aportación. Y ahí es donde se genera el valor. El único requisito que ponemos es que seamos profesionales en la preparación de la comida y del pedido. 


- El movimiento ha causado un efecto dominó y cada vez son más las ciudades en las que los restaurantes están repartiendo comida a sanitarios. ¿Hasta dónde habéis llegado?


Empezamos a recibir llamadas de varias ciudades y compartíamos con ellos el mismo mensaje: esta es una iniciativa tan tuya como nuestra y estamos encantados de explicarte cómo lo estamos haciendo. Y así ha ido creciendo hasta llegar primero a Barcelona, después a Bilbao, Pamplona, Valencia, Murcia, Málaga, Huelva, Valladolid… La verdad es que he perdido la cuenta. 

 

- ¿En todas estas ciudades han importado vuestro sistema de trabajo?


Cada uno se organiza con sus recursos, pero compartimos colaboradores. Como Correos. El presidente me llamó diciendo que querían colaborar, que tenían cientos de voluntarios entre los carteros de toda España y que ponían a nuestra disposición sus furgonetas y asumían la gasolina. Eso fue una ayuda para organizar todo el sistema de logística. Tanto la logística y la distribución capilarizada a los hospitales como la recepción de palets de productos de las marcas. Entre todos colaboramos para intentar dar soluciones a toda la gente que quiere ayudar y tiene recursos para ello. Compartimos estos recursos, porque la intención de todas las marcas (entre las que está Mahou San Miguel) es ayudar.


- ¿Tenéis algún tipo de apoyo institucional? 


Surgió al revés, nos contactaron del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad de Madrid pidiéndonos ayuda y para ayudarnos a nosotros a canalizar esa ayuda hacia los lugares en los que había necesidades concretas: en hoteles medicalizados, en edificios y apartahoteles donde había médicos confinados pasando la cuarentena o médicos que habían venido de otras comunidades a ayudar. E incluso para atender a casos de máxima emergencia de sectores desfavorecidos. Es una situación excepcional y lo que nos transmitían desde el Ayuntamiento es que en algunos distritos no había recursos suficientes para atender a todos y necesitaban nuestra ayuda. Hemos empezado apoyando a los sanitarios pero lógicamente, si las instituciones te piden ayuda intentas canalizar esta de la mejor manera posible.



- Grosso Napoletano también se ha unido a la iniciativa Cuandovolvamos.com. ¿Puedes hablarnos sobre esta idea y explicar en qué consiste?


Muchos usuarios particulares querían colaborar con donaciones pero por responsabilidad no lo hemos hecho a través de Food4Heroes porque no sabríamos cómo repartir el dinero. Lo que les estamos recomendando desde Grosso Napoletano es que acudan a plataformas como Cuandovolvamos.com (que fue la primera en aparecer). Aquí los hosteleros venden experiencias que los usuarios pagan ahora generando un derecho a consumo en el futuro, cuando volvamos. La reacción de la gente ha sido impresionante. Hemos vendido miles de pizzas. Pero también hay muchas marcas que se han unido lanzando sus propios productos. La idea que transmitimos al usuario es “ayúdanos a seguir ayudando”. Porque gracias a Cuandovolvamos.com entra flujo de caja que sirve para pagar materia prima y a nuestros trabajadores y así poder seguir ayudando en los hospitales. También es una estrategia de fidelización, puesto que estás creando una comunidad que además tiene una conexión emocional contigo, porque ha sido parte de la iniciativa. Mantener una comunidad con la que tienes ese vínculo va a ser muy bonito. Y al mismo tiempo, estás asegurando un consumo en el futuro.


- Está claro que la crisis sanitaria te ha dado muchas lecciones sobre cómo saber reaccionar y adaptarse a la situación. ¿Qué consejos podrías darle a otros hosteleros preocupados por su futuro a corto plazo? 


Nunca se sabe cómo vas a reaccionar ante algo. Lo más importante cuando hay una necesidad tan urgente como esta es la agilidad, saber actuar. Y hacer las cosas muy colaborativas, como grupo. Podríamos haber hecho un formato cerrado y más tradicional, pero para nosotros lo primero es el sector. Siempre que se pueda construir categoría o sector se va a generar un valor que va quedar de cara al futuro. Si no hubiéramos compartido esta iniciativa quizás habría quedado en nada. El mensaje a transmitir es que entre todos tenemos que conseguir volver a activar el sector y la sociedad y que será una responsabilidad de todos: desde proveedores como puede ser Mahou San Miguel hasta los propietarios de locales o las instituciones. Hay que tener paciencia, creatividad e intentar no perder el ánimo. Uniéndonos todos conseguimos generar valor a toda la cadena. Lo importante es hacer, reaccionar. Unidos todos hacemos cosas grandes. Desde aquí, mucho ánimo a todos los hosteleros. ¡Y qué ganas de tomar una caña bien fresquita! 



En Mahou San Miguel, a través de su Fundación, también colaboramos con Food4Heroes donando algunos de nuestros productos: Agua Solán de Cabras, Cerveza Mahou 0,0 Tostada y San Miguel 0,0.  Estos son repartidos entre sanitarios de hospitales de diferentes ciudades; entre ellas, Madrid, Bilbao, Murcia, Valencia y Barcelona. En el caso de Madrid, también donamos menús saludables a través de El Sainete y kilómetros de reparto a través de nuestra distribuidora Voldis Madrid.


Siempre que se pueda construir categoría o sector se va a generar un valor que va quedar de cara al futuro. Si no hubiéramos compartido esta iniciativa quizás habría quedado en nada

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.