Ideas prácticas

Cuáles son los secretos más sencillos para tirar una caña perfecta

Ofrecer cervezas bien tiradas es muy importante dada la afición de los españoles por la bebida, que tus clientes queden satisfechos hará que repitan su visita

En un país cervecero como el nuestro, tirar bien una caña en tu negocio es vital para que tu clientela quede contenta. De hecho, muchas personas eligen bar a la hora de quedar para tomar cerveza de acuerdo a cómo es servida.

Es por esta razón que no debes escatimar tiempo de preparación cuando se trata  de enseñarle a tu personal de barra y sala a cómo tirar bien una caña, sobre todo porque no se trata de una técnica complicada, es más bien de conocer los trucos que te explicamos a continuación y practicar:

1. La vajilla debe estar limpia


Un vaso o copa con restos de jabón puede arruinar el sabor de una caña, por eso es muy importante cuidar que la vajilla esté bien limpia. Suena a perogrullada, pero muchos negocios se olvidan de este factor.

2. Mojar el vaso


Siguiendo la idea del punto anterior, el primer paso para tirar una caña perfecta es mojar el vaso en el filtro mojacopas que tienen los grifos, de esta manera se elimina cualquier rastro de sucio y el agua forma una película que permitirá que la cerveza se deslice mejor.

3. Descartar la primera salida del líquido


No introduzcas el vaso o copa sin abrir el grifo sino al revés: abre el grifo, deja que corra un poco de cerveza e introduce el recipiente. El primer golpe de líquido es lo que ha quedado en el grifo y ya se ha llenado de espuma, y al comenzar a tirar la caña no conviene que el vaso se llene de espuma.


4. Inclinar el vaso 45 grados




El vaso o copa se debe poner en una posición de 45 grados respecto al grifo y cerca de la salida del líquido para que este se deslice suavemente y no se genere un gas que forme espuma y eche a perder el tiraje. Se coloca en esta posición hasta llenarlo al 75 por ciento de su capacidad y en ese momento se pone en vertical y se aleja del grifo. Al terminar se debe colocar el vaso en la superficie golpeando suavemente, con este truco se eleva el gas carbónico del fondo.

5. La clave: rematar con una buena crema


Este último paso decidirá la calidad en el tiraje de la caña. El grifo debe abrirse solo un poco, 25 por ciento de su capacidad, o abrirse hacia el lado contrario, dependiendo del grifo; se introduce el vaso ya lleno de cerveza y se deja que la espuma que se había formado al tirar el líquido salga para que su lugar lo ocupe la crema de la cerveza.
 

El resultado: la caña perfecta


Una caña bien tirada debe tener 2-3 centímetros de espuma o giste. Al observar el vaso, debe verse una capa superior de espuma gruesa (la crema) que permanece intacta pasados unos minutos (no se deshace como la espuma) y debajo de ella una fina capa de  pequeñas burbujas de carbónico.

Aunque estos pasos requieren unos cortos minutos para que se realicen de forma correcta, verás que el resultado es agradecido por el cliente.

“No se trata de una técnica complicada, es más bien de conocer los trucos que te explicamos a continuación y practicar”

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.