covid-19

19 Jun 20 - 00:00

¿Qué será sancionable al terminar la desescalada?

Resolvemos las dudas sobre las sanciones que se podrán aplicar en la nueva normalidad hostelera.

COMPARTIR

Con el fin del estado de alarma, surgen dudas sobre el régimen sancionador que se aplicará en la nueva normalidad. Es un aspecto importante para el sector hostelero, ya que contribuye a generar confianza en que los establecimientos cumplen las normas y, por tanto, juegan con las mismas ‘reglas del juego’ y porque ayuda a consolidar la confianza de los consumidores en las buenas prácticas que minimizan el riesgo de contagio.


Ámbitos en los que se pueden cometer infracciones


Aunque podemos ser sancionados en diversos ámbitos, en la actual situación de crisis sanitaria, las infracciones más relevantes son:


  • Las relacionadas con la salud pública, ya que protegerla es uno de los objetivos principales de las obligaciones estatales y autonómicas de nueva normalidad.
  • Aquellas que se relacionan con el ámbito laboral, como la vigilancia, los partes obligatorios, la formación en la prevención del riesgo, la adscripción a puestos incompatibles con la salud del trabajador, la superación de umbrales de exposición a agentes nocivos, etcétera.
  • También las que impliquen lesionar los derechos de los consumidores cuando se incumplen los requisitos, condiciones, obligaciones o prohibiciones de naturaleza sanitaria.
  • En excepciones más graves pueden darse delitos, por ejemplo, en algunos casos extremos de infracción de las normas de prevención de riesgos laborales.


Ejemplos de conductas sancionables


  • Incumplir la normativa de distancia de seguridad o la de limpieza y desinfección, por ejemplo, puede ser una infracción leve de salud pública, pero solamente si no ha habido ningún daño ni se ha puesto en riesgo la salud de la población. Ahora bien, si ese incumplimiento ha dado lugar a un foco de contagio, podríamos ser sancionados hasta por una infracción muy grave.
  • No mantener los servicios o medidas de higiene de los trabajadores puede suponer una infracción social grave cuando ponga en riesgo su salud. Un caso puede ser la falta de agua y jabón o geles hidroalcohólicos que deberían limitar la posibilidad de que el empleado se contagie o contagie la enfermedad a sus compañeros o a otras personas.
  • En el caso de los consumidores, cualquier incumplimiento de las normas sanitarias puede derivar en sanción administrativa. No obstante, las de mayor relevancia, que pueden ser calificadas de muy graves, son las que afectan a grandes volúmenes de facturación (por encima de  601.012,10 euros) o cuando hay reincidencia.


¿Quién impone las sanciones?


  • Dependiendo de qué tipo de asunto estemos hablando, la competencia puede ser de una u otra administración (estatal, autonómica, foral, local).
  • Cuando parezca que puede haber delito, las administraciones paralizan sus actuaciones y lo ponen en conocimiento del fiscal o de los jueces penales.


La graduación de las infracciones de salud pública


  • Incumplir la normativa sanitaria, aunque las repercusiones hayan sido escasas o no hayan tenido trascendencia directa en la salud de la población, puede suponer una infracción leve.
  • Cuando hay riesgo o daños para la salud de la población, se considera una infracción grave o muy grave.
  • Si la autoridad nos da instrucciones, no las cumplimos y ello comporta daños para la salud, la infracción será muy grave o grave en función de si el incumplimiento de las instrucciones es o no reiterado.
  • Cuando reincidimos en infracciones leves en el transcurso de un año, las nuevas que cometamos pasan a ser calificadas como graves. Si se comenten varias graves en cinco años, la segunda y sucesivas serán muy graves. 
  • Las infracciones, cuando concurren con otras infracciones sanitarias graves o sirven para facilitar o encubrir su comisión, se califican como muy graves.
  • También existen otras infracciones que pueden ser graves, como las relacionadas con la resistencia u obstrucción de actuaciones o el incumplimiento de obligaciones de comunicación.


Las sanciones por infracciones de salud pública


  • Por infracciones leves, la multa puede llegar hasta los 3.000 euros.
  • Si la infracción es grave, la multa puede oscilar entre 3.001 y 60.000 euros.
  • Cuando la infracción se califica como muy grave, la multa ascenderá a una cifra entre los 60.001 y los 600.000 euros.


Finalmente, hay que recordar que, cuando nos imponen una sanción y no estamos de acuerdo, podemos recurrir, primero, a la propia administración que nos ha impuesto la sanción y, posteriormente, con un recurso judicial contencioso-administrativo.

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.