Ideas prácticas

9 ciudades europeas para viajeros cerveceros

Cada ciudad y país europeo posee unas variantes muy concretas que, para los amantes de la cerveza, es oro para el paladar.

España llenó 1.500 piscinas olímpicas de cerveza en 2016, batiendo así su récord de producción. Los datos de 2017 siguen creciendo. Por tanto, en nuestro país la cerveza es la reina indiscutible. Su consumo se realiza en casa, pero sobre todo fuera de ella en bares, restaurantes y cafeterías, de lunes a domingo. La cerveza es una bebida social por excelencia.

Sin embargo, somos el cuarto productor de cerveza de la Unión Europea, solo por detrás de Alemania, Reino Unido y Polonia. Hay una importantísima tradición cervecera que hace que el Viejo Continente atesore una gran colección de distintos tipos de cervezas según el país y la ciudad en la que se consuma. Nos vamos de cervezas por Europa.

Bier, bièrre o beer (pero todos se refieren a cerveza)

cerveza

“Bier" (en Alemania), "bière" (en Francia), "birra" (en Italia) o "beer" (en Reino Unido), entre otras parecidas. Se dice que esta palabra llegó a la lengua germana a través del latín vulgar, donde "biber" significaba "bebida" (en latín, "bibere" significa "beber"). Igual que en los países del Este, donde se usan variantes de la palabra "pivo", del eslavo antiguo, donde el prefijo "pi" significaba también "beber".

Aquí en España marcamos la diferencia y recurrimos a un término propio: “cerveza”. Algo parecido a la “cerveja” portuguesa, la “cervesa” andorrana y catalana o la gallega “cervesa”. "Ceres" (la diosa de la agricultura) y "vis" (que significa "fuerza") podrían ser la composición que da origen a nuestra palabra.

Si los términos son diversos, también lo son los tipos de cervezas que encontramos a lo largo del Viejo Continente. Cada ciudad y país posee unas variantes muy concretas que, para los amantes de la cerveza, es oro para el paladar. ¿Repasamos algunos de los lugares europeos más significativos?

Bruselas, ¿la mejor cerveza del mundo?

bruselas

La cerveza en Bélgica es mucho más que una bebida. No, no es una institución o un símbolo nacional. Aquí se presume de presume de tener, nada menos que la mejor cerveza del mundo.

Por eso hay hay que afirmar que es mucho más porque es parte de la historia y de la forma de ser de los belgas. De hecho, ya desde la Edad Media diversos monasterios del país elaboran esta bebida para el autoconsumo. Ya hoy en el país hay más de 1.500 variedades de cerveza y unos 200 obradores que trabajan activamente.

En la capital belga, en Bruselas, la cerveza es una atracción tan popular como el Atomium o la Grand Place. De hecho, a pocos pasos de esta icónica plaza bruselense se encuentra el pub Delirium Tremens, cuya carta de cervezas está en el Récord Guiness a la mayor variedad de cervezas ─rozando las 2.500. Pero si hay un tipo de cerveza por excelencia aquí esa es la cerveza trapensese. Son unas cervezas con mucha calidad, alta graduación (entre unos 7 y 11 grados) y no, no se sirven frías.

También están las cervezas Lambicas, exclusivas de la región de la capital europea. Son una cervezas denominadas de fermentación espontánea. Proceden de Leembeky de ahí viene su nombre.

Brujas, la cerveza turística por excelencia

brujas

No salimos de Bélgica y aterrizamos en uno de los puntos cerveceros más representativos del continente. Bien es cierto que Brujas goza de ser uno de los grandes destinos turísticos del país. A pesar de ser una ciudad pequeña, cuenta con un número espectacular de cervecerías.

Entre ellas, algunas especialmente preparadas para atender a los turistas y otras más pequeñas y escondidas que son frecuentadas por los ciudadanos locales. Para los turistas está De Halve Maan, una fábrica de cerveza artesanal enclavada en pleno centro histórico.

Otro lugar que conviene visitar es ‘T Brugs Beertje («El osito de Brujas»), un verdadero paraíso para los amantes de la cerveza . Desde su apertura en 1983, se han servido 300 tipos diferentes de cerveza. Algunas son tradicionales, otras estacionales y otras ediciones limitadas, que solo se sirven una vez. Todo en un ambiente acogedor y tradicional.

Praga, donde el pivo tiene historia

praga

La República Checa atesora el primer documento escrito de la existencia de la cerveza, que data del año 1088. Por su parte Praga es una de las ciudades centroeuropeas con más fama de fiesta, buena cerveza y buen ambiente. La ciudad cuenta con más de 30 pequeñas fábricas que elaboran su propia cerveza.

El pivo, como así se conoce a la cerveza en el país, presenta numerosas clases, aunque la más famosa de todas es sin duda la Pilsner Urquell, una cerveza checa producida desde 1842. Ligera y con una graduación del 4,4%. Es quizás la más conocida fuera de las fronteras del país y se elabora en Pilsen, una ciudad ubicada en el suroeste del país (a 75 km desde Praga).

La primera parada la hacemos en U Fleku, la cervecería más antigua de la ciudad, con más de 500 años de historia. Cuenta también con un pequeño museo de la cerveza. Aquí es posible probar Flekovske, cerveza tostada producida por ellos mismos. También se puede degustar Velkopopovický Kozel, una cerveza checa muy conocida y que tiene 4 variantes (clara, tostada, premium y medium), que se puede degustar en U Cerného Vola, un pub abierto en los años 60 en pleno centro, a pocos pasos del castillo.

Dublín y su internacional cerveza negra Guinness

dublin

Si hay una cerveza que es todo un símbolo de Irlanda, esa es la famosa cerveza negra Guinness, una de las más conocidas de todo el planeta y de las más consumidas. Un apunte: aquí se la conoce como Guinness, en honor a la marca que ha hecho famosa esta variedad de la bebida, pero su nombre genérico es el de stout.

Esta cerveza negra es curiosamente muy poco diferente al resto de cervezas, salvo en su textura y color que marcan la diferencia. Pero el mundo de las stouts es tremendamente amplio. Las cervezas rubias y tostadas (las de color rojizo como entre medias), también son muy populares.

En Dublín, existe un distrito repleto de los más famosos pubs irlandeses. Se trata de Temple Bar, una de las zonas más visitadas de la capital de la Isla Esmeralda. El barrio no solo destaca por sus locales de ocio, sino también por su intensa actividad cultural.

Madrid y el arte de tirar una caña y comer una tapa

madrid

Madrid es cuna de alguna de las mejores de cervezas artesanales españolas. Nombres propios como La Cibeles o La Virgen son sólo algunos ejemplos. Pero bebe de la tradición de ciudad cervecera. Mahou es una empresa cervecera de origen español, fundada en la capital en el año 1890 como «Hijos de Casimiro Mahou, fábrica de hielo y cerveza».

Tal es la tradición de esta cerveza en el país que la marca Mahou aparece ya en un cuadro de 1920 del pintor José Gutiérrez Solana, en una mesa de la tertulia del café de Pombo. En aquella época era costumbre que la cerveza fuese mezclada con gaseosa o con limonada. La presencia de la cerveza en la sociedad española ha ido surgiendo desde los años sesenta. Aún así Mahou y sus cervezas son parte de las costumbres españolas, de la cultura y del ocio de las calles y bares de Madrid en los últimos 125 años.

Mahou siempre ha estado muy unida a la gastronomía de la ciudad. La compañía participa en Madrid Fusión y ofrece rutas de tapas y cañas por los principales barrios de la capital para que los turistas y residentes no se pierdan los referentes gastronómicos.

Estocolmo, donde es posible encontrar un poco de todo

estocolmo

Estocolmo cuenta con innumerables variedades de cervezas, aunque también cada vez tienen más éxito en los países nórdicos las artesanales. Pripps, Spendrups o Falcon son de las más reconocidas que se pueden degustar en Akkurat, que es el más famoso, y posiblemente el mejor lugar que ofrece cervecería especializada de Suecia, ubicado en el barrio de Södermalm, al sur de la Gamla Stan.

También otros tres tipos muy marcados: Lattol (es muy suave debido a su bajo contenido alcohólico), Mellanol (es una cerveza muy parecida a las del mediterráneo, en cuanto a que se nota su dosis de alcohol pero no resulta exagerada) y Starkol (es una cerveza muy fuerte). En definitiva, en Estocolmo podemos encontrar un poco de todo: desde las cervezas más elaboradas con las técnicas más tradicionales, a las marcas más selectas del mercado.

Ámsterdam, mucho más que la cerveza “rubia” estándar

amsterdam

La ciudad es conocida por varias marcas de cerveza como Amstel y Heineken. Sin embargo, la verdadera cerveza es la que se elabora en la ciudad. La elaboración de cerveza es una tradición centenaria en el país que se remonta a los monasterios medievales.

Los holandeses tienen incluso su propia versión de cerveza artesana. La speciaalbier, o "cerveza especial", que suele ir embotellada, y generalmente es mucho más fuerte de sabor (y contenido alcohólico) que la "rubia" estándar. También se encuentran fácilmente cervezas artesanas de tipo angloamericano, como la American Pale Ale.

En cualquier caso, los amantes de la cerveza encontrarán en Ámsterdam una gran variedad. Dos propuestas: Brouwerij ´t IJ es quizá la cervecería más icónica de Ámsterdam. O también De Prael, que es otro de los templos de la cerveza de la capital holandesa.

Londres, la ciudad de la buena cerveza

londres

Inglaterra, y Londres en particular, es ciertamente la patria de la buena cerveza. Si bien Inglaterra no destaca por su gran gastronomía, lo que sí que tienen (y beben) en grandes cantidades es cerveza. Pueden ser servidas como una pinta (568 ml) o como media pinta (284ml).

Los casi 7.000 pubs de Londres han convertido la ciudad en un destino europeo de la cerveza. Aquí las cervezas de fermentación alta (las “ale”) son las más populares y consumidas, en lugar de las pilsen o lager, que son de bajas fermentaciones.

Tradicionalmente las ales se sirven a temperatura ambiente o la temperatura de las bodegas de los pubs, la cual puede variar naturalmente en función de la estación del año en la que te encuentres.

Para los que prefieran las cervezas rubias, están Foster, Carlsberg, Carling y Tuborg. Quien se decante por un sabor un poco más fuerte, una pinta de Pale Ale, Young’s Special London Ale, London Price o Meantime son opciones ideales.

Munich, uno de los grandes líderes europeos de cerveza

munich

Baviera concentra cerca del 25% de la producción total de cerveza en Alemania y es líder indiscutible a nivel europeo. Esta zona cuenta, además, con la lista de productores más extensa del país. Unas 630 fábricas –sobre un total de 1.300–, la mayoría de tamaño familiar, repartidas por toda la geografía bávara.

En Munich se celebra el mítico Oktoberfest cada 5 de octubre y cuenta con cientos de cervecerías y fábricas. Pero lo más llamativo es el nombre de la ciudad, que procede de la palabra Munichen, que significa "en el lugar de los monjes" o "ciudad de los monjes".

Así es posible entender que Paulaner era la cerveza que producía la orden de los Paulinos; Augustiner la de los Agustinos; y Franziskaner la de los Franciscanos. Estas son sólo tres de las seis grandes e históricas marcas de cerveza que se fabrican en la ciudad. A ellas hay que sumar Hofbräu, Hacker-Pschorr y Lowenbrau.

Por mencionar algunas cervecerías, encontramos Augustinerbräu, situada en un edificio histórico del año 1829. Aquí se toma la cerveza más famosa del lugar, Augustiner, elaborada desde el año 1328 en un monasterio anexo a la Catedral de Múnich. Los entendidos la consideran el “champán de las cervezas”. O también Hofbräuhaus, que inicia su actividad en 1589. Raciones de salchichas y chucrut sirven de excusa para pedir otra jarra de cerveza.

"Hay una importantísima tradición cervecera que hace que Europa atesore una gran colección de distintos tipos de cervezas según el país"

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.