Ideas prácticas

5 ideas para potenciar tu terraza y hacer negocio

Llega la noche y son muchos los clientes que durante el verano se inclinan por disfrutar de un buen rato en familia y con amigos en bares y restaurantes. Sin embargo, de entre todos, los más visitados son aquellos que cuentan con una terraza, convirtiéndose en una de las actividades favoritas de los consumidores durante el verano.

En pleno mes de agosto las terrazas viven en pleno auge. Tendemos a abandonar el interior de los establecimientos para respirar el aire libre. Si bien es cierto que no todos los negocios cuentan con terrazas, las que sí lo hacen deben hacer de ellas un espacio privilegiado para sacar el mayor rendimiento.

Según El Tenedor, las reservas en restaurantes con terraza se han incrementado más de un 80% en ciudades como Málaga y hasta se han cuadriplicado en las Islas Baleares. Pero no solo en las zonas de costa, pues ha aumentado un 30% más las reservas en Madrid, o Barcelona o un 50% en Sevilla.

El principal secreto, coinciden muchos restauradores, es dedicarle tiempo e invertir algo de dinero para decorarla. «Hay que hacer de tu terraza un sitio acogedor, puesto que es la tarjeta de visita de nuestro establecimiento», reconoce Manuel Benítez, restaurador sevillano con más de 30 años de experiencia en el sector. Pero ¿cómo podemos potenciar nuestra terraza este verano?

La entrada debe ser acogedora

terraza de verano

Pensemos que es la primera impresión que tiene el cliente. Si la entrada impacta, el cliente accederá para seguir descubriendo más. En caso de no gustarle, no llegará ni a entrar en el establecimiento. Es conveniente revisar que la parte frontal, la primera con la que se encuentre el usuario, esté limpia, sea atractiva y en buenas condiciones.

Michael Gladwell, autor del libro Blink, El poder de pensar sin pensar, escribe que las primeras impresiones se pueden crear desde una fotografía y pueden afectar drásticamente una contratación. En este caso, a entrar o no a un establecimiento. No es algo nuevo, pues numerosos estudios de comunicación han demostrado el poder del canal visual en las interacciones entre seres humanos. De hecho, las señales visuales son de 3 a 5 veces más poderosas que las auditivas.

Hablamos de caminos, vallas, muros, setos o cualquier otro elemento que sea la clave al entrar. Pero no queda ahí. También se busca un diseño bonito y creativo que atraiga a quien nos visita, y les haga volver. Por lo tanto, desde la misma entrada la terraza debe de transmitir las características de la marca y de la historia del local, que es lo que los expertos en posicionamiento de marca siempre señalan.

Tu terraza no es un salón, pero cuida dónde se sientan los clientes

Lo más recomendable es que al acceder, el cliente pueda encontrar sillas y mesas para grupos de todos los tamaños. La mejor opción es organizar la terraza con asientos variables para atender desde parejas a grupos más grandes. En cualquier caso está claro que lo más importante es la conversación y que los clientes puedan dialogar sin problemas.

Lo afirma el estudio “Las peores tendencias gastronómicas”, que establece que se requiere de un ambiente acogedor, sin malos olores ni ruidos excesivos, donde el cliente pueda distraerse, pasar un momento de relax y diversión. Le gusta la luz tenue, buena música y que se preocupen de él.

Pero eso es lo ideal, disponer de una terraza amplia para las distintos tamaños de asientos, pues no todas cuentan con espacio suficiente. De ser así habrá que optimizar el lugar, de manera que de un aspecto a «salón de casa», con uno o dos sillones, un sofá, algunos puffs, etc. La comodidad prima, y si es el espacio es escaso, trata de adecuarlo lo mejor posible.

Cuida la vista, pero también el oído y el olfato

chico sentado en la terrada de verano

Piensa que en una terraza la música no es un tema baladí. Al contrario, puede ser la clave. Debe ser acogedora y agradable. José Díaz, DJ en una terraza madrileña, asegura que «la música influye en el estado de ánimo de los clientes. Dependerá del estilo de cada terraza, pero por lo general por la tarde se buscan sonidos más tranquilos, y ya más de noche ritmos más salseros y playeros. Aunque eso dependerá de los gustos de los clientes y de la ubicación».

En cualquier caso, el ruido no deberá superar los 60-75 dB, para así asegurarnos que los clientes puedan charlar tranquilamente. Y no nos olvidemos del olfato, un olor no solo bueno, sino también envolvente. El marketing olfativo es fundamental para que el cliente repita. Pero si estamos al aire libre podemos encontrarnos con olores no tan agradables que debemos remediar lo antes posible.

El verde está de moda

No nos referimos solo al color, sino a la tendencia de volver a lo natural, a las plantas reales, en lugar de utilizar elementos decorativos artificiales. Esta tendencia que comentamos se extiende no solo a la decoración, sino también a la propia gastronomía: productos autóctonos y de origen local permite hacer más rico nuestro menú.

Y si hablamos de decoración, debemos fijarnos en las plantas. Deben estar cuidadas, pero transmiten una agradable sensación de bienestar, una atmósfera limpia y fresca, que valorará el cliente. Eso sí, es una exigencia su cuidado, porque de no ser así el mal aspecto o incluso los olores que desprenden por la dejadez pueden causar el efecto contrario entre los usuarios.

Contemporánea habla precisamente de este aspecto como una de las grandes tendencias de decoración en restaurantes: «Un restaurante bien decorado habla de su identidad, su tipo de cocina y ofrece una atmósfera que lo convierte en un lugar único. Determinará por tanto si un cliente va a volver o no y, además, nos recomiende».

La iluminación de la terraza de tu bar o restaurante

pareja brindando copas bar restaurante

No podemos olvidar cómo creamos el ambiente de la terraza a través de la iluminación. La luz permite diseñar un contexto romántico y placentero, con luces entre árboles, arbustos, plantas o fuentes. Eso si hablamos de luz artificial, pues también hay hosteleros que se inclinan por usar velas para llamar la atención de los comensales.

Todo ello sin olvidarnos del uso de las redes sociales, a través de fotos y vídeos. Un estudio reciente de TripAdvisor ha demostrado que los restaurantes que incluyen entre 11 y 20 fotos reciben el doble de interacciones de los clientes que otros que no publican ninguna foto.

En este sentido, cuantas más fotos añada a su perfil, mucho mejor. Con ellas conseguiremos que los clientes puedan apreciar a través de la vista qué encontrará en una terraza como la nuestra. Ideal también para llamar su atención.

"Habrá que optimizar el espacio de la terraza, de manera que de un aspecto a «salón de casa»"

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.