Ideas prácticas

Dardos, futbolín y billar en los bares: juegos míticos en bares



Pocas combinaciones de ocio más típicas de los bares españoles que la del billar, los dardos y el futbolín. No cabe duda de que, si en tu bar o restaurante tienes alguno de estos juegos, te vas a hacer con una clientela de habituales. Y es que entre los pequeños placeres de la vida está el quedar con los amigos para echar unas partidas a estos juegos entrañables en tu bar favorito, tomar algo y charlar relajadamente. Y, ¿quién no se ha quedado a centímetros de hacer diana alguna vez, o a punto de meter la negra con una increíble carambola? Son juegos que a todos nos despiertan recuerdos de juventud, de ratos pasados con la familia, la pareja, los amigos... De ahí que sigan siendo los absolutos protagonistas de muchísimos bares.


Un poco de historia


El origen de estos apasionantes juegos no carece de interés. En primer lugar, dicen que los dardos surgieron allá por el siglo catorce como pasatiempo de los soldados entre batalla y batalla. Para entretenerse, mientras estaban lejos de casa, practicaban su puntería tirando objetos punzantes contra la tapa de los barriles de vino. De esta forma se mantenían activos y competían entre ellos, creando el embrión de lo que hoy es uno de los juegos más populares de bares de todo el mundo.
El futbolín tiene un origen mucho más reciente pero no menos curioso. El gallego Alejandro Finisterre, herido durante los bombardeos de la Guerra Civil, ideó este divertido juego para amenizar las horas de los hospitalizados, muchos de los cuales ya nunca podrían jugar al fútbol debido a sus heridas. Con la ayuda del carpintero del hospital, amigo suyo, diseñaría la primera mesa con jugadores de madera y una red a cada lado como portería. El invento se popularizó enormemente por Sudamérica durante el exilio de Alejandro, y cuando regresó a España ya era un juego cotidiano a nivel nacional.
Por último, el billar tiene un origen mucho más aristocrático. Se cree que ya Cleopatra jugaba a algo parecido, pero la mesa de billar como tal fue ideada en el siglo XVI por Henri de Vigne para el rey de Francia, Luis XII. Desde entonces fue el juego predilecto de monarcas y aristócratas franceses, pasando a popularizarse también en Inglaterra, España o América.


 

El billar, los dardos y el futbolín en los bares españoles


Por un lado, los dardos triunfan en los bares y restaurantes de España a través de la influencia inglesa, concretamente por el boom turístico de las ciudades costeras. También, ya en los años ochenta, por efecto de las dianas electrónicas americanas, que facilitan enormemente el desarrollo del juego. Por su parte, el futbolín fue durante toda la posguerra española el elemento más icónico de los bares de todo el país, siempre de la mano de la creciente pasión por el fútbol como deporte nacional. Por último, el billar llega a ser tan popular en España que se crea su propia variante autóctona, conocida como "Spanish Pool". En definitiva: tres juegos con larga tradición que levantan pasiones y convierten cualquier bar o restaurante en un paraíso del ocio.
 

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.