Herramientas útiles

El cierre del ejercicio ya está aquí

Con cada final de año llega el cierre de ejercicio… o lo que es lo mismo: ¡toca hacer números! El objetivo es conocer el estado de nuestras cuentas. No es una tarea sencilla, pero es absolutamente necesaria. Los resultados nos mostrarán sin género de dudas si ha sido un buen ejercicio y de ahí podremos extraer conclusiones para el nuevo año.

Un establecimiento de hostelería es una empresa compleja pues a los productos que vende hay que añadirles un servicio que se espera que sea excelente. Sin duda, queremos que nuestra empresa tenga una larga vida y para ello es necesario que nos paremos a ver qué ha pasado durante el año. El ‘cierre de ejercicio’ nos ayudará a pensar qué se puede mejorar a través del cierre de la contabilidad.

El círculo PEAM
PEAM es: Planificar, Ejecutar, Analizar, Modificar. Es algo que en realidad hacemos constantemente y también lo aplicamos a nuestro negocio. Al inicio del año nos marcamos unos objetivos y acciones que realizaremos (Planificar). Durante el año llevamos a cabo estas acciones (Ejecutar). Al final del año revisamos si hemos conseguido los objetivos y en qué nos hemos desviado del plan (Analizar). Con el resultado del análisis hacemos cambios para el plan del año siguiente que nos ayudarán a acercarnos más a los resultados que queremos alcanzar (Modificar).
 
¿Por qué nos planteamos hacer esto? Porque queremos que nuestro establecimiento:
 

  1. Sea cada vez mejor.
  2. Tenga mejor servicio y sea más eficiente.
  3. Aumente su facturación.
  4. Tenga más clientes satisfechos.
  5. Cuente con más empleados orgullosos, etcétera. 

La contabilidad
Si somos autónomos y utilizamos alguna de las modalidades de tributación simplificadas posiblemente no llevamos una contabilidad formal. Lo que haremos para analizar el ejercicio será calcular los ingresos del año con la información de los tickets de caja de todo el año y calcular los gastos con todas las facturas pagadas este año. La diferencia es lo que hemos ganado. No hay que olvidarse de la declaración trimestral de IVA porque si la hacemos también nos servirá para saber lo que hemos ingresado y lo que hemos gastado.
 
Si nuestro establecimiento es una sociedad jurídica (una empresa), lo habitual es que sea una S.L.. En este caso estamos obligados a llevar una contabilidad con el objetivo principal de pagar impuestos. Hacienda nos obliga para saber qué tenemos que pagar, tanto cada trimestre por el IVA recaudado, como los beneficios de cada año mediante el Impuesto de Sociedades.

Las cuentas pueden ser muy interesantes para nuestro negocio
Esta contabilidad tiene usos muy interesantes para nosotros. Gracias a ella podemos extraer el balance y la cuenta de explotación. Es conveniente hacerlo al cierre de cada mes y, sobre todo, al cierre del año. ¿Por qué?

  1. Al final del año: el balance. La columna de ‘activo’ del balance nos dice qué tenemos en la empresa en un momento determinado (un local en propiedad, el stock acumulado en el almacén, etc).  A través de la columna del ‘pasivo’ nos dice cómo pagamos lo que tenemos: créditos bancarios, dinero de los accionistas o las facturas pendientes. Así que el balance es lo que somos en un instante determinado del tiempo.
  2. Durante el año: la cuenta de explotación. La cuenta de explotación es lo que hemos hecho durante el año. No cubre un instante sino un periodo, por ejemplo, el año. En la cuenta de explotación las primeras filas son lo que hemos ingresado, las filas del medio lo que hemos gastado y al final tenemos la diferencia: lo que hemos ganado.

El primer análisis que debemos realizar:

  • Lo que hemos ganado este año frente a lo que ganamos el año pasado.
  • Lo que hemos ingresado comparado con lo que ingresamos el año anterior.
  • Lo que hemos gastado teniendo en cuenta lo que gastamos el último año.


¿Y qué sabemos con todo esto?
Pues conocer si el año nos ha ido mejor que el anterior y las causas básicas. Este ejercicio lo podemos repetir comparando cada partida con el año anterior. Por ejemplo, si los ingresos se han reducido, comparamos cada partida de lo facturado. ¿Hemos facturado menos (o más) desayunos? ¿Hemos servido más comidas que cenas? Al ver los resultados podremos entender qué debemos potenciar y qué hay que mejorar.


Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.