Entrevistas

60 millones de turistas, 60 millones de clientes

Te damos algunas claves para que tu negocio se suba a la ola de la mayor fuente de riqueza en España: el turismo.

España, con 60,6 millones de turistas recibidos, es el segundo destino turístico del mundo, solo por detrás de Francia. Con una cifra de visitantes tan elevada es evidente que el sector turístico es una actividad económica crucial para el Producto Interior Bruto (PIB) español y una fuente de empleo. Genera, de forma directa, 2,5 millones de empleos; aunque hay que señalar que la mayoría de zonas turísticas concentran su actividad en un corto periodo del año debido a la estacionalidad.

Países de origen y regiones de destino
Existe una fuerte concentración de visitantes por países de origen y regiones de destino. El 65 % procede del Reino Unido, Alemania y Francia. En el turismo nacional, el realizado por los propios españoles dentro de nuestras fronteras, supera los 150 millones de viajes; de los cuales más de un tercio corresponden a desplazamientos de madrileños y catalanes.
 
Por regiones las que reciben más visitantes son las provincias del litoral mediterráneo, Canarias y Madrid. Las provincias del litoral atlántico y las pirenaicas están en posición intermedia, frente a un índice bastante menor de afluencia hacia la mayoría de provincias interiores. No obstante, la evolución de los últimos años muestra el dinamismo de algunas de éstas, gracias al aumento de visitantes en sus ciudades históricas y a los nuevos factores de desarrollo del turismo rural.
 
La distribución del volumen de turistas extranjeros está muy concentrada en la costa (Baleares, Canarias, litoral de Cataluña, Valencia y Andalucía) y en algunas ciudades (Barcelona, Madrid, Granada, Sevilla, Salamanca…). Las regiones de destino del turismo nacional no están tan concentradas ya que, además de turismo de sol y playa, se diversifica la demanda hacia otras modalidades como el turismo de montaña, el rural, cultural o de negocio. Andalucía, Cataluña, Castilla y León y la Comunidad Valenciana son las principales regiones receptoras en estos casos.

Turismo rural, monumental, rutas temáticas y fiestas
El turismo rural es una alternativa que cuenta, cada vez, con más seguidores. Es muy valorada por las familias con niños y tiene como atractivo adicional el fácil acceso a los más de 100 parques naturales del país. Permite conocer el territorio y es un motor de consolidación vital de las comunidades de interior y sus comarcas.
 
En cuanto al turismo monumental destacan las ciudades de interior. Catedrales, fortalezas, fuentes y palacios son puntos de atracción turística. Entre los tesoros históricos más visitados destaca, con mucho, la Alhambra de Granada.
 
Existe también un gran interés turístico en las rutas entre las que reina el Camino de Santiago. Este turismo es, en general, de interior y aprovecha un aspecto común para guiar a los visitantes por un recorrido marcado por un interés cultural, histórico o incluso gastronómico.
 
Por último, el nuestro también es un país de fiestas que cada año atraen millones de personas. Las Fallas de Valencia, el Carnaval de Tenerife, los Sanfermines de Pamplona o la Feria de Abril de Sevilla son probablemente los eventos más conocidos fuera de nuestras fronteras.



Búsqueda de nuevas experiencias
Según diversos informes del sector, el interés que impulsa a un visitante, nacional o extranjero, a viajar en su tiempo de vacaciones es vivir nuevas experiencias. El viajero busca que el viaje le quede grabado en la memoria y, a la vuelta, querrá compartirlo con sus amigos y allegados. Como establecimiento de hostelería y restauración es importante tener esto presente.
 
Un objetivo a conseguir es tener presencia en las guías turísticas locales o los folletos que reparte la oficina de turismo. Sobre todo porque un establecimiento de restauración tiene muchas posibilidades de proporcionar una gran experiencia:
 
1- Por un lado se apela a los sentidos, especialmente el aroma y el gusto.
2- La oferta de productos y servicios puede ser diversa y única.
3- Una buena atención, un ambiente acogedor… aportan valor a esa experiencia.
 
La gastronomía es una parte esencial de la cultura española y uno de los grandes atractivos para los visitantes. La comida tradicional forma parte de la experiencia que se busca así que es positivo asegurarse de contar con un ‘imprescindible’ de la localidad o región.
 
También hay que tener muy en cuenta que el visitante necesita locales de hostelería para tomar una bebida fría, como una cerveza, y para descansar un rato. Sentirse bien acogido en bares, restaurantes y cafeterías es pieza fundamental de la experiencia vacacional y una cerveza refrescante es un reclamo acertado.  

Adaptarse a los horarios
Hay que tener en cuenta los diferentes horarios, especialmente los de los visitantes extranjeros. Tienen otros hábitos a la hora de las comidas y, sobre todo, de las cenas. Quizás abrir la cocina a las 20:30 horas ya no es una buena idea. Aunque el turista extranjero alargue sus horarios en vacaciones lo cierto es que apreciará poder mantener ciertas costumbres como aprovechar nuestra hora del aperitivo para comer y cenar sobre las 18:00 horas.

Bebida con acompañamiento
En los meses de calor, la hidratación es una necesidad. Por eso, las bebidas frías se consumen especialmente. Disponer de ‘acompañamientos’ para el cliente que quiere una bebida es una buena palanca para potenciar el consumo. Estos acompañamientos pueden ser tan variados y sofisticados como queramos. Desde las sencillas aceitunas a una tapa de autor pasando por unos cortes del tradicional jamón serrano con pan.

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, realizar análisis estadísticos sobre los hábitos de navegación de nuestros usuarios y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.