Ideas prácticas

05-02-2021

Platos que combaten el frío, también para llevar

Alternativas que tus clientes podrán disfrutar en caliente y a domicilio.

Cuando los días de frío andan al acecho, no hay nada que apetezca más a la clientela que los platos que se disfrutan en caliente. Tanto si en nuestro local acostumbramos a cambiar la carta por temporadas, como si somos de menús fijos, el invierno es el pretexto perfecto para ofrecer recetas para combatir las bajas temperaturas.


Platos, ideas y propuestas que van desde lo tradicional a lo que marca la tendencia de este año, ideales para los nuevos modelos de comida para llevar y a domicilio. Una selección que va más allá de los estofados y clásicos de cuchara, adaptada tanto para los clientes que están dispuestos a terminar la cocción en casa como para aquellos que prefieren recibir el menú y degustarlo directamente.


Cremas del día



Olvídate de las aburridas cremas de calabacín o de zanahoria y calabaza. Hay más vida en el mundo de las cremas, en el que ingredientes como las especias o el simple paso de asar previamente las verduras puede cambiar su sabor por completo. En la cadena Xanacuk, en Madrid, acostumbran a preparar cremas a diario y son uno de los platos estrella entre multitud de propuestas con aires muy veggie. La clientela suele comprarlas todos los días para llevar, e incluso las toman por la calle como si fuera un café caliente. No nos sorprende, porque su uso de ingredientes como el jengibre, el apio o las hierbas aromáticas es sencillamente espectacular. Una idea sencilla, barata y muy acertada que puedes empezar a aplicar ya en tus menús para llevar.


Aunque el envase más común es el vaso de cartón, siempre podemos buscar alternativas como recipientes de fibra compostable, que conservan muy bien el calor. 


Grandes guisos


Los cocidos, los estofados y los potajes tradicionales a base de legumbres son todo un imprescindible del invierno, y muchos hosteleros son especialistas en ofrecerlos durante esta época del año. Sus largas cocciones y el formato de cuchara no ha resultado ser ningún impedimento para aquellos que los han sabido adaptar a la perfección para servicios delivery. Uno de los mejores ejemplos es el Catering Manzano, de Esther y Nacho Manzano, que actualmente centra parte de su línea de negocio en fabadas al vacío para terminar de cocinar en casa, y cuya experiencia nos ha relatado recientemente


También puede ser muy interesante ofrecer guisos tradicionales de cada región, sobre todo teniendo en cuenta que sus elaboraciones suelen ser muy largas y que los consumidores ya no están dispuestos a emplear tanto tiempo en la cocina. A lo largo de toda nuestra geografía podemos presumir de platos calientes tan típicos como el cocido madrileño, el gazpacho manchego, el cocido montañés, los callos, la caldereta de cordero, el puchero o el caldo gallego. 


Nuestro consejo es ofrecer siempre formatos para llevar que permitan terminar la cocción en casa y, en la medida de lo posible, separar en diferentes envases todas sus partes. Por ejemplo, en el caso del cocido madrileño, se puede usar un envase para el caldo, otro para los garbanzos y verduras y otro para las carnes. También podemos poner los fideos aparte y en seco para quienes quieran hacer una sopa rápida en casa o, incluso, regalar unas croquetas que hayamos preparado con cocidos de días anteriores. Todo un guiño al aprovechamiento y a la delicia que conquista a cualquier buen amante de la croqueta.


Fondues para terminar en casa


Las fondues son las reinas del invierno en lugares como Francia o Suiza. Una irresistible combinación de quesos fundidos, ideal para veladas especiales y para combinar con las notas ligeras y acarameladas de la cerveza Casimiro Mahou Lager. Aunque hay muchos envases para llevar que conservan el calor a la perfección, siempre se pueden utilizar opciones aptas para horno o microondas, a fin de que el cliente dé el último golpe de calor en casa y disfrute esta delicia en caliente, tal y como manda la norma. 


Un detalle que también encantará a los clientes es que incluyamos en los pedidos el pan troceado para mojar en el queso, que podremos enviar dentro de una bolsa de papel. Es más, si contamos con un buen proveedor que haga panes de calidad, de masa madre y con procesos de fermentación naturales, podremos marcar la diferencia y ofrecer una velada de lo más especial en torno a la fondue.


Sopa miso


Aunque en restaurantes es habitual servir esta sopa japonesa con trozos de tofu, puerro u otras verduras, lo importante es su particular caldo, con el característico sabor a pasta de soja y dashi (el caldo de pescado). Vendría a sustituir el caldo tradicional que muchos bares de montaña ofrecen, pero este es mucho más ligero, apto para beber directamente desde el vaso y muy atractivo para los clientes que se interesan por propuestas internacionales. Para mantener el calor, lo mejor es que añadamos protectores de cartón rizado al vaso, como los que se suelen utilizar en los cafés para llevar. 


Estofados veggies


La crema de cacahuete está en plena tendencia, sobre todo como complemento para ricos estofados de inspiración africana. Su toque en salsas es exquisito, porque aporta textura y el peculiar sabor tostado que la hace tan adictiva. Podemos utilizar sustitutos de la carne como la heura o el seitán, que fascinarán a tus clientes veganos. Eso sí, cuando se usa el cacahuete en cocinas profesionales hay que extremar la atención a la trazabilidad porque es el principal ingrediente causante de alergias y porque, en su formato en manteca, la concentración de este fruto seco es mucho mayor.


También debemos pensar que las cremas de frutos secos cambian mucho su textura en función de la temperatura, por lo que es importante buscar envases que conserven bien el calor para que la salsa del estofado no se solidifique. Los recipientes de aluminio y de cartón son los que mejor aguantan el calor en recetas como estas, pero también podemos recurrir a otros materiales biodegradables como el PLA, que además es apto para microondas. 


Coulant de chocolate



El postre perfecto para un menú de invierno a domicilio. Su interior cremoso conquista a los más golosos y garantiza que la temperatura caliente se mantenga durante más tiempo, lo que es muy acertado para pedidos delivery. Aunque el de chocolate negro es el más habitual, también se pueden hacer interpretaciones con chocolate blanco o adaptaciones red velvet. Los grandes proveedores ofrecen versiones congeladas muy conseguidas, pero nuestro consejo es que los prepares tú mismo en el local o que los encargues a una pastelería de confianza, los clientes aprecian siempre la diferencia. 


Para proteger el coulant en envíos delivery y take away se pueden utilizar bases de papel como las de los muffins y magdalenas, que nos ayudarán a mantener su forma y a evitar que el interior cremoso se desparrame. También utilizaremos una caja de cartón individual para transportarlo -con un sistema de cierre similar al de las hamburguesas-, ideal para que el cliente lo abra y lo coma con cucharilla tanto si está en casa como en el banco de un parque.

Las largas cocciones y el formato de cuchara de los cocidos no ha resultado ser ningún impedimento para muchos hosteleros, que los han sabido adaptar a la perfección para servicios delivery”

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.