Ideas prácticas

10-05-2021

Esta semana se hablará de... Di adiós a los 'gastos lapa'

Seguros innecesarios, suscripciones, pago de motores de reserva... ¿Te suenan estas operaciones? Se llaman 'gastos lapa' y podrían estar mermando la rentabilidad de tu negocio.

Encendemos los fogones de una semana muy particular. La primera semana sin Estado de Alarma en nuestro territorio. Llevamos semanas esperando este momento y, viendo las reacciones de la gente, nuestro público también. Durante los últimos artículos, os hemos venido informando sobre la situación en la que nos encontrábamos a todos los niveles. Nuestro ánimo es seros útiles para que os adelantéis a los acontecimientos. En estos tiempos, más que nunca, nuestro restaurante es un ser vivo dentro de un ecosistema cambiante y tenemos que ser más rápidos que el resto a la hora de adaptarnos para no extinguirnos.


Durante la semana pasada, todas las comunidades autónomas han modificado o prorrogado las restricciones a la hostelería. Nosotros las hemos ido actualizando desde nuestro mapa de Comunidades y desde el apartado de 'Última Hora'. Ahora, afrontamos un periodo de dos semanas de relativa estabilidad en las normas a la espera de saber, en ese momento, cómo van los datos de contagios y comprobar si el fin del estado de alarma ha causado un aumento o no. Esa será la clave para saber si pronto volveremos a una casi normalidad en nuestra vida y en nuestros negocios.


En las últimas semanas, nuestros contenidos han girado en torno a la administración de nuestros restaurantes. Esa actividad que muchas veces es gris y repetitiva pero que ayuda (y mucho) a ahorrar dinero y a ser más restable. La persona de administración tiene que ser muy constante y estar muy encima de cada cosa que pasa en el entorno financiero de nuestro negocio para poder luchar contra muchos enemigos, en forma de gastos, que pueden arruinar a nuestra empresa.


Dentro de esos enemigos hay algunos que son los francamente constantes, pegajosos, oscuros y escurridizos… los llamamos los 'gastos lapa'.


¿A qué llamamos 'gastos lapa'?


Hemos querido ponerle este nombre tan gráfico a los gastos generales de nuestro restaurante que están domiciliados en nuestras cuentas o en nuestras tarjetas de crédito. Para descubrirlos y acabar con ellos necesitamos paciencia, intuición y ciertas dotes de detective.



A lo largo de la vida empresarial de nuestro restaurante, vamos adquiriendo compromisos de gastos recurrentes que se van domiciliando en nuestro banco y que no tienen nada que ver con las otras partidas de gastos: compras, personal y alquiler. Nuestra experiencia nos dice que un restaurante con una andadura de unos 5 años puede llegar a tener hasta 50 empresas que le giran recibos mensuales, trimestrales o anuales de este tipo. El riesgo es que son gastos que no suelen tener un importe excesivo pero que, poco a poco, se van comiendo nuestra rentabilidad.


¿A qué tipo de gastos nos referimos? Pues son muchos y variados (cada restaurante es un mundo), pero os pondremos algunos ejemplos: las sociedades de autores y de derechos, elementos de purificación o filtrado de aire, arrendamientos de pequeña maquinaria o utensilios del restaurante, suscripciones a apps o a plataformas de contenidos, pagos por motores de reservas, posicionamiento, publicidad, suscripciones a revistas o prensa, seguros, revisiones de equipos, contratos de limpieza e higiene…


Os suenan, ¿verdad? No exageramos si, por nuestra experiencia, os decimos que os podréis ahorrar unos 3.000 euros al año si vais 'a muerte' a identificar esos gastos lapa que llevan muchos años pegados a nuestro restaurante y que siguen viviendo sin que nadie se dé cuenta. Esos 3.000 euros anuales salen directamente de nuestro beneficio, así que, si los conseguimos ahorrar, irán directamente a nuestro bolsillo.


Consejos para acabar con estos 'gastos lapa'


  • Localiza el apartado de domiciliaciones de tu banco: unos de los problemas de los hosteleros para controlar bien su economía es que suelen tener varias cuentas corrientes en distintos bancos. Así que, el primer paso, es identificar en cada web de cada banco dónde está el apartado que nos describe las domiciliaciones de nuestro negocio. Además, últimamente, también existe otro tipo de domiciliación más “suave” que es la que está vinculada a las tarjetas de crédito y a plataformas de pago como paypal o Apple pay. También debemos saber localizar estos gastos domiciliados en cada plataforma.

  • Analiza, una a una, cada domiciliación o pago recurrente: una vez que has localizado el apartado donde se reflejan todo estos gastos, es el momento de ir, uno por uno, abriendo cada apunte del banco para saber cuál es el sentido de cada pago domiciliado. Os recomendamos que analicéis todo un año completo ya que, en algunas ocasiones, hay gastos que se pagan solamente una vez al año, como los seguros, tanto del local como personales.

  • Elimina los gastos que no entiendas o que ya no uses: una vez que has analizado todos los gastos, tanto en la tarjeta como en la cuenta como en las plataformas digitales de pago, elimina todo aquello que no entiendas o que no uses. En caso de duda, mejor quitarte el gasto.

  • Sé activo, pelea por tu dinero: a lo mejor, encuentras pequeños gastos que, por su poco importe, hace que te dé pereza iniciar las gestiones para acabar con ellos. Piensa una cosa, un pequeño 'gasto lapa' de unos 15 euros nos obliga a vender 100 euros para pagarlo. Te pedimos que no te resignes a tener fugas de dinero en tu barco, tápalas. Es tan grande el esfuerzo que hay que hacer para dar de comer a una mesa de 100 euros (en personal, luz, compras, lavandería…) como para que el beneficio que ibas a sacarle a esa mesa (unos 15 euros) te lo dejes ir por el desagüe por no gestionar la baja de ese pequeño 'gasto lapa'.

  • Renegocia todo: en el caso de los gastos que sí consideres lógicos, ya que los has localizado, renegócialos. Márcate objetivos de renegociación y de ahorro y verás cómo vas reflotando día tras día.

  • Hazte un calendario de renovaciones y adelántate a los cobros indeseados: en algunos casos, esos gastos no los podrás dar de baja porque ya has pagado todo un año o un semestre, así que te aconsejamos que te hagas un calendario con alertas de cuándo se va a renovar cada gasto y qué compromiso tienes con la empresa emisora de ese gasto.

  • ¡Pide factura! Al ser pequeños gastos, casi con toda seguridad, nunca nos hemos parado a pedir la factura de ellos, por lo tanto estamos dejando de recuperar ese billete a nuestro favor que tiene cada factura grapado del que hablábamos hace algunas semanas. La mayoría de esos gastos tiene un 21% de IVA, así que es mucho el dinero que recuperamos si pedimos y presentamos dichas facturas dentro de nuestros impuestos trimestrales.


Os animamos a que hagáis este esfuerzo de control de estos gastos indeseados que se han pegado como lapas a nuestra cuenta del banco. Si en nuestra vida personal tenemos bastantes gastos de este tipo que no sabemos por qué seguimos pagando, os aseguramos que en la vida empresarial de vuestro restaurante hay muchos más y que están haciendo que nuestro negocio no vaya tan bien como debería.

¡Ánimo con esa tarea de investigación!


¡Feliz y rentable semana, amigos hosteleros!


Nuestra experiencia nos dice que un restaurante con una andadura de unos 5 años puede llegar a tener hasta 50 empresas que le giran recibos mensuales, trimestrales o anuales de este tipo

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.