¿Eres nuevo en Rentabilibar?

Regístrate

Ayuda

Descarga nuestra app

Home Actualidad Tendencias para hostelería Sostenibilidad 7 proyectos con material reciclado para darle un aire nuevo a tu local

7 proyectos con material reciclado para darle un aire nuevo a tu local

Reducir, reutilizar y reciclar es el ‘abc‘ de la sostenibilidad, pero también de una decoración con mucha personalidad


Has alcanzado el límite de artículos mensuales.

Para seguir leyendo inicia sesión o crea un usuario y accede a todo el contenido de manera ilimitada, además de disfrutar de nuestras promociones y ventajas.

Regístrate gratis

Artículo escrito por: Rentabilibar.

02-09-2019

Vidrio, madera, plásticos… Todo material, natural o no, es susceptible de convertirse en materia prima de primera para crear curiosos y llamativos elementos decorativos para tu local. Tan estéticos como funcionales. La clave: partir de objetos viejos y abandonados, o reciclados, en lugar de iniciar una nueva cadena de consumo, con su correspondiente huella ecológica: el agua que se consume, la materia prima que se necesita, las emisiones de dióxido de carbono que se generan con su transporte...

Además de ayudar a reducir residuos, no se generan nuevos. Se mantiene a esos objetos girando en la rueda de la economía circular, la alternativa al “comprar, usar y tirar”. El resultado, además, lejos de ser tosco, puede llegar a ser muy espectacular, gracias a la versatilidad de algunos elementos y al ingenio de algunas personas. Como en cualquier tarea que depende de la creatividad, el límite es la imaginación.

Pero todo es posible, siendo consciente de todo lo que pueden dar de sí unos simples frascos de cristal o unos palets. Si se aprende a ver en cada objeto todas sus posibilidades, más allá de la función para la que fue creado. A descontextualizarlo lo máximo posible, dándole una nueva identidad. Aunque a priori, parezca impensable que una vieja máquina de café pueda tener una segunda oportunidad en la vida, como lavabo. Sin embargo, alguien tuvo la idea de salvarla para conseguir unos baños tan espectaculares como originales en el ‘casual bar’ de inspiración neoyorquina de Alicante, Baker&Co.

Consejos y trucos para principiantes del bricolaje de reciclaje


A la hora de enfrentarse por primera vez a un proyecto de bricolaje —o al menos uno que suponga recuperar residuos, no seguir unas instrucciones de montaje— hay aspectos que quizás pasen desapercibidos. Como el correcto tratamiento de los materiales; es decir, el trabajo previo, para que puedan constituir una buena materia prima con la que trabajar. Y esto afecta muy especialmente a la madera.

Si se recupera un mueble viejo para personalizarlo o bien aprovechar parte de su madera, es necesario que esta “vuelva” a su estado original. Es decir, eliminar todo resto de pinturas y barnices y obtener así un material basto, en el que poder aplicar cualquier técnica. En el blog Vintage&Chic (de la publicación experta en decoración micasa) explican todas las opciones disponibles para decapar la madera y así convertir ese mueble abandonado y desvencijado en arcilla con la que modelar la propia creatividad.

Los palets, que hacen las delicias de los amantes del do it yourself por su versatilidad, necesitan un tratamiento especial, si se recuperan de la calle. Hay que tener en cuenta que han estado expuestos a situaciones de humedad y que incluso pueden contener hongos desde su procedencia, y bacterias. Si no se le aplica un tratamiento antifungicida, se corre el riesgo de que acabe apareciendo moho y se pudra la madera. Además, tras el paso de lijado del palet, hay que aplicarle un tapaporos como preparación para el barnizado o bien una capa de imprimación blanca, si va a ser pintado.

En cuanto a las herramientas, si se trata de darle todo un aire nuevo a un local es aconsejable hacerse con un buen kit: martillos, destornilladores, brochas, pistola de silicona caliente, taladro y lijadora eléctrica (las hay manejables y económicas) son las que más usarán. También, consumibles: tacos, clavos, alcayatas, tornillos, lijas, etc. Estarán más que rentabilizadas, si se tiene en cuenta el coste de un mobiliario nuevo o de contratar a un diseñador de interiores.

Las bicicletas ya no son solo para el verano. Ni para pedalear


material reciclado

La decoración con bicicletas es tendencia. No solo como objeto meramente ornamental, en sí misma, sino recuperada y reutilizada para un nuevo propósito y así, inmortalizada. Todo vale: desde convertirla en jardinera hasta usarla como soporte para un original lavabo.

Puede fusionarse con un mural, colgada en la pared. O dar la bienvenida al local, ubicada en la puerta y decorada con flores. E incluso servir de soporte para la pizarra de las especialidades/recomendaciones. Las ruedas, en sí mismas, dan para otros muchos proyectos decorativos, como esta impresionante lámpara. También pueden reutilizarse como soporte para poder colgar macetas en la pared o de expositor de fotos. En posición horizontal, se convierten en originales móviles.

Una bonita bici vintage en desuso (o alguna ganga conseguida en un rastro, ya que no es necesario que funcione) basta para darle al bar ese toque de encanto que dan los objetos viejos, pero con estilo. Solo es cuestión de encontrar la manera de integrarla armónicamente, en función del estilo que tenga y del ambiente que se quiera crear.

Juego de luces


Se puede crear una lámpara de cero, partiendo de un sistema básico de instalación y de todo tipo de objetos aleatorios, desde globos terráqueos a ralladores de queso de aspecto retro. Según su ubicación y el ambiente que se quiera crear con ellas, se puede jugar con diferentes materiales. Algo tan simple como usar cuerda para cubrir el cable le da un carácter muy rústico a la pieza.



Al filtrarse por los agujeros de un colador de metal la luz creará bonitos patrones al iluminar la estancia. E introduciendo las bombillas en frascos de cristal reciclados que cuelguen del techo, se obtendrá un espacio muy luminoso.

Como puede apreciarse, solo se necesita un kit básico de lámpara colgante. O sea, un casquillo y cable. La única dificultad puede radicar a la hora de adaptar el casquillo, en los casos que sea necesario crear un agujero en el objeto para poder acoplarlo. En este punto se hace imprescindible un taladro. Otra opción es encontrar un objeto cuya forma facilite esta adaptación.

Un jardín en tu bar


material reciclado

Los palets podrían considerarse los LEGO del Do It Yourself. Porque permiten crear todo tipo de estructuras, ya sea en horizontal —mesas, futones, un banco para crear una zona chill out en el jardín, etc.— o en vertical, como en los llamados precisamente jardines verticales.

El proyecto puede ser todo lo simple o complicado que uno quiera: desde añadir únicamente unas sujeciones para colgar las macetas hasta convertir el propio palet en un macetero, quitando los listones necesarios y colocando tablas para crear espacios contenedores. Se puede simplemente barnizar o darle aspecto vintage con esta técnica de pintado. Además de ser decorativo, puede servir para cultivar hierbas aromáticas que luego se usarán para cocinar.

En este enlace los expertos en bricolaje de Leroy Merlín explican todos los pasos a seguir, desde el tratamiento de la madera hasta el diseño final, para conseguir un huerto vertical. Para darle un empujoncito a la inspiración, nada como ver algunos ejemplos de proyectos ya finalizados.

No tires ese mueble, destrózalo


material reciclado

Dicen que “la basura de un hombre es el tesoro de otro”. Sobre todo si la “basura” es un mueble de madera en buen estado (sin carcoma y sin humedades) y el hombre que lo encuentra sabe ver más allá de un mueble viejo. Porque puede que su estado no le permita seguir siendo un mueble. Pero si se deconstruye, se le puede sacar mucho más partido. La prueba es que incluso una vieja puerta puede transformarse en estantería, en mesa, en balancín y hasta en soporte para lámparas.

Las puertas de cristal (ya sean ventanas recicladas o bien las que traen algunas alacenas viejas) sacadas de contexto y colgadas en la pared pueden hacer las veces de marco: colocando láminas detrás o bien usando vinilos decorativos. Los cajones también pueden recuperarse para crear estantes. Solo se necesita algo de papel pintado para decorar el fondo.



Y si su estado de conservación lo permite, siempre se puede restaurar el mueble y darle un aspecto más actual, que encaje con la decoración del local. En este tutorial explican cómo, usando simplemente betún de judea y una capa de pintura.

Creando intimidad: portavelas rústico


Los tarros de cristal son los recipientes perfectos para conservar. Pero también para decorar, gracias a la cantidad de formas y tamaños que presentan. Como recipientes, sirven casi para cualquier cosa. Incluso contener todo un mundo vegetal, como estos terrarios para suculentas y estos maceteros colgantes. Y gracias a su resistencia al calor, pueden usarse como portavelas.

Basta un poco de cuerda y algo de habilidad para conseguir unos bonitos puntos de iluminación con aires marineros. Solo hay que seguir las mismas técnicas que para hacer tejer con croché.



Transformar con arte una vieja obra de arte

material reciclado

Sin el lienzo, los marcos de cuadros antiguos son una buena materia prima con la que trabajar. Se pueden restaurar con muchísimas técnicas; desde conseguir un efecto vintage gracias a la pintura a la tiza hasta, simplemente, usar pintura en spray para disimular arañazos y desperfectos. Se trata en todo caso de crear un soporte tan bonito como versátil.

Por ejemplo, copiando esta idea y para la que solo se necesita un poco de cuerda, una vez colgado en la pared, puede servir como elegante tabla para las comandas. También para darle otro aspecto a esa pizarra en la que se ofrecen las sugerencias o el menú del día, usándolo para enmarcarla. Hasta se pueden enmarcar libros: gracias a un módulo de madera y un llamativo efecto óptico, el cuadro es a la vez, cuadro y estante.

La increíble versatilidad de los marcos de foto


Los marcos de fotos también pueden vivir nuevas vidas como objetos muy diferentes. Si tienen un tamaño considerable, son ideales para convertirse en unas bandejas con las que aportar un punto de originalidad. Solo se necesita la ayuda de dos tiradores de tipo asa, porque ya se aprovecha su superficie de cristal para contar con un fondo resistente.

Los tiradores no necesitan mayor instalación que realizar cuatro pequeños agujeros en el marco, para poder atornillarlos. El fondo, es cuestión de gustos. Por ejemplo, con un papel de motivos florales y un spray de pintura dorada para el marco, se puede conseguir un aspecto muy retro.

La ventaja de un marco de fotos es que ya está todo hecho. Solo es cuestión de echarle imaginación a la hora de explotar sus posibilidades, más allá de expositor de fotos. Con una capa de pintura y cambiando una cara sonriente por la página de un libro que contenga una cita inolvidable o un poema, se convierte en una literaria obra de arte.

Son tan versátiles que incluso se podría construir un invernadero con ellos.


 

"Además de ayudar a reducir residuos, no se generan nuevos"

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.