¿Eres nuevo en Rentabilibar?

Regístrate

Ayuda

Descarga nuestra app

Home Actualidad Mejora tus ventas Nuevas vías de negocio Cap.2 Entrevista a Dani García sobre su éxito con el delivery

Cap.2 Entrevista a Dani García sobre su éxito con el delivery

Dani nos cuenta como consiguió vender tortillas por todo Madrid


Has alcanzado el límite de artículos mensuales.

Para seguir leyendo inicia sesión o crea un usuario y accede a todo el contenido de manera ilimitada, además de disfrutar de nuestras promociones y ventajas.

Regístrate gratis

La tortilla del éxito, el delivery de Casa Dani

00:00:00 00:00:00
1.00x
Transcripción

Paco Cruz: Bienvenidos hosteleros y hosteleras a Al pie de la barra, el podcast de Rentabilibar. Soy Paco Cruz, más conocido como The FoodManager y estoy aquí para proporcionaros las claves para seguir creciendo como empresarios y emprendedores en este sector de la hostelería. En este capítulo de Al pie de la barra contamos con la compañía de Dani García de Casa Dani. Cuando Dani heredó su negocio era un negocio totalmente analógico. Durante estos años ha apostado por la digitalización y gracias al delivery y la actividad en redes sociales que tiene, en la actualidad el canal de ventas digital aporta más de 30, casi un 40% al negocio y fue la pieza clave a la que se agarró en plena pandemia. Hoy vamos a conocer su experiencia y vamos a ver.  

 

Paco Cruz: Hola, Dani. 


Dani García:  
¿Qué tal, Paco? Bienvenido a mi casa. 


Paco Cruz:
Muchas gracias por dejarnos entrar y sentarnos al pie de la barra y hablar de rentabilidad, de empresa y de hostelería contigo. 


Dani García:  
Un placer.  


Paco Cruz:  
Cuéntanos, ¿qué es Casa Dani? Ponnos en situación un poco.  


Dani García: 
Casa Dani es un negocio familiar que montaron mis padres, una peluquera y un camarero de La Mancha y empezamos en un mercado, en el Mercado de la Paz con un puestecito muy pequeño, y poquito a poco en Madrid, en el barrio Salamanca. Para mí el mejor mercado de España.  


Paco Cruz:  
Porque estás tú. 


Dani García:  
Porque estoy yo, evidentemente. Entonces, en un pequeño puestecito empezamos. Empezaron mis padres. Yo me acuerdo de venir después del cole a secar unos cubiertos cuando era pequeño y a ayudar un poco, y encantado. Y mis padres empezaron con un puestecito muy pequeño y poco a poco fueron ampliando, dándose a conocer en el barrio y en las oficinas del barrio, que han sido fundamentales. Y poquito a poco montando lo que actualmente tenemos.  


Paco Cruz:
  Eso te iba a preguntar, ¿qué es Casa Dani ahora?  


Dani García:
Pues Casa Dani actualmente somos más de 40 empleados.  


Paco Cruz: 
Sí. 


Dani García:
Tenemos tres localizaciones y una tienda de comida para llevar. Y sobre todo tenemos un delivery que te llevamos la comida a casa. Que tú puedes dar fe en perfecto estado y en poco tiempo.  


Paco Cruz:  
Doy fe. Soy cliente bastante habitual de las tortillas y del resto de productos de la carta de Casa Dani en casa, de la comida casera. Todo esto cambia ¿cuándo? ¿cuándo empiezas tú a tomar las riendas del negocio o a hacer esa como herencia solapada? Porque claro, tus padres siguen presentes.   


Dani García:
Siguen presentes. Ya se jubilaron. Pero siguen muy presentes porque la base la han creado ellos y yo simplemente me he ido adaptando un poco a lo que te pide la hostelería de Madrid. 


Paco Cruz:
  Bueno, yo creo que eso de ir adaptándote un poco, no empieces a quitarte mérito, porque vamos a ir hablando de todo lo que has hecho y no es un poco. 


Dani García:
Bueno, hubo un punto de inflexión hace unos años, que decidimos renovar el negocio, darle un lavado de cara como se dice y a través de nuestro producto y creer en nosotros y en nuestro producto, pues ir creciendo y, la verdad, a un ritmo vertiginoso.  


Paco Cruz:
Para mí, yo te admiro. Para mí eres una referencia empresarial y evidentemente has seguido consejos de mucha gente. Tienes Pepito Grillo en tu hombro, por así decirlo. 


Dani García:
Yo diría principalmente que me he apoyado en gente muy profesional y gente muy válida y muy trabajadora. Y debido a ese apoyo y al esfuerzo anteriormente por mis padres y mi grupo de trabajo, mis empleados, que son la mejor. A partir de ahí hemos ido creciendo y siguiendo los consejos de gente experta en el tema, pues hemos empezado a modernizar todo tipo de procesos digitalización, redes, fundamental las redes y sobre todo trabajo, y trabajo y trabajo.  


Paco Cruz:
Porque un empresario no tiene por qué saber de todo y hacerlo todo. Se tiene que saber aconsejar y rodear bien. Ahí eres tú un ejemplo total.  


Dani García:
Es fundamental. Yo en algún momento… 


Paco Cruz:  
Ya vamos a hablar de 2020.  


Dani García:
En el 2020, que debido a la pandemia y a la situación en la que nos metimos todos tuvimos que pensar en rapidez, ponernos en manos de gente experta en el tema e innovar. 


Paco Cruz:  
Primero tienes en casa ya alguien que es tu Pepito Grillo. 


Dani García:
Fundamental el apoyo de mi mujer a nivel de redes sociales, a nivel de marketing y a nivel de vender la marca o exponerla y darla a conocer a más gente de la habitual que era, me ha ayudado muchísimo.  


Paco Cruz:
Porque como en muchos casos, el primer impulso viene desde dentro, desde tu círculo más cercano. Hay que saber reconocerlo y abrir los oídos.  


Dani García:
Sí, hay que estar dispuesta a tener lluvia de ideas o sentarte en una mesa. Puedes salir de un amigo, de tu mujer, pero siempre hay que estar dispuesto a aprender.  


Paco Cruz:  
Hay que estar abierto, y ser consciente de que no lo sabes todo, de que siempre puedes mejorar.  


Dani García:
El hostelero cada día tiene que seguir aprendiendo.  


Paco Cruz: 
Sí, como hemos hablado, como tú me has dicho muchas veces, ser buen empresario no se acaba nunca.  


Dani García:
No se acaba nunca. Y nunca vas a ser, nunca vas a dejar de aprender. Siempre estás en una continua, en continuo aprendizaje.  


Paco Cruz: 
¿Cómo ha pasado Dani García, tú, como has pasado del mantel al Excel? ¿Cómo era tu vida, vamos a poner en 2018, 2019 y cómo es tu vida ahora? Primero cuéntame cómo era y a qué me refiero yo con lo del mantel, que lo tienen que saber los que nos escuchan.  


Dani García:
Pues anteriormente mi manera de trabajar era: terminaba el servicio, me sentaba en una silla con unos amigos o con un camarero o con mi encargado y definíamos el menú del día siguiente. Hacía los propios números de caja en una servilleta y luego la tiraba.  


Paco Cruz:  
¿Y los horarios? Lo he visto también horarios, en manteles… 


Dani García:
Sustituciones de vacaciones… Para mí, yo siempre lo hablo mucho con mis amigos y algún hostelero que tiene también negocio y siempre ha sido nuestro iPad, un mantel. 


Paco Cruz: 
Ja, ja. Me ha gustado, esa me ha gustado. 


Dani García:
Es una realidad.  


Paco Cruz:  
Y ahora eres un firme defensor de la digitalización en los procesos.  


Dani García:
Yo era una persona totalmente.  


Paco Cruz:
  Analógica.  


Dani García:
Analógica. Y he visto que con los procesos y la digitalización vamos, ahorras tiempo, ahorras dinero, mejoras procesos. Los cuadros de vacaciones que me dice mi amigo Paco.  


Paco Cruz: 
Y tranquilidad, sobre todo tranquilidad. Porque Casa Dani podemos decir, así a lo burro, que siempre ha ganado dinero.  


Dani García:
La verdad es que sí, a base de mucho trabajo y mucho esfuerzo.  


Paco Cruz:  
Pero ahora está mejor gestionado y te sientes mejor con tu negocio 


Dani García:
Sí, da la impresión de que lo tienes todo mucho más controlado, tanto la materia prima como el personal, como las necesidades que te puede cubrir la digitalización. Vamos, son infinitas.  


Paco Cruz:
  Entonces ¿a qué tenía miedo el Dani de 2019, prepandémico? 


Dani García:
Pues tenía miedo a que el producto, por no consumirse en el establecimiento, no fuese de la misma calidad al llegar a casa. 


Paco Cruz:
Con el tema del delivery. 


Dani García:
Con el tema del delivery, principalmente.  


Paco Cruz:
Pero eso llegó al extremo de que empezaste repartiendo los dos. Imagínate si querías asegurarte de que el proceso funcionara.  


Dani García:
Exacto. Empecé a repartir yo cuando llegó la pandemia. No dejaban salir a la gente de casa y los servicios mínimos sí que los podíamos cubrir. Y llevábamos el menú a mis clientes, sobre todo más mayores y de oficinas de aquí al lado. 


Paco Cruz:
Tú en tu coche. 


Dani García:
Yo en mi coche. 


Paco Cruz: 
En marzo de 2020 estamos hablando. 


Dani García:
Además en mi coche, que me han multado. He tenido mil anécdotas. De abrir la puerta y decirme: ¡pero si tú eres Dani de Casa Dani! 


Paco Cruz:  
Quién va a ser, quién voy a ser. Ja, ja. 


Dani García:
Con la plantilla en casa. 


Paco Cruz:
  También ahí tengo que echarte yo un poquito de bronca en esa época, porque tú tardaste en creer en el delivery. Porque ofertas ya tenías, y gente merodeando para trabajar contigo en delivery ya tenías. Fuiste como un converso al delivery por obligación.  


Dani García:
La verdad, la pandemia me empujó al delivery.  


Paco Cruz:  
Con esto quiero yo contarle a la gente que no todas las decisiones se toman desde un plan estratégico a cinco años. No todas hay que traerlas como muy planificadas y de muchos años. Que al final el hostelero también tiene que saber adaptarse. Y un buen empresario también tiene una capacidad, antes hemos dicho una capacidad de escucha y de ser honesto y ser humilde y decir no lo sé todo, pero también una de adaptación. De decir oye, esto lo tengo que sacar adelante. ¿Cuántas nóminas tenías en esa época Dani? 


Dani García:
Pues teníamos como 32, 35 nóminas y era mi objetivo principal. La gente en ERTE estuvo un mes y medio. Y mi objetivo y las cajas del día eran destinadas a complementar. 


Paco Cruz:  
Exacto, a complementar los ERTEs de la plantilla, lo cual dice mucho de ti también y dice mucho de cómo has creado esa familia en torno a tu propio restaurante. Sois una familia que dirige una familia. Pero bueno, retomamos. Retomamos el momento del delivery y de cómo tú te das cuenta tarde de que de que la digitalización es necesaria. 


Dani García:
Pues me di me di un poco de cuenta, como has dicho antes, por empujón, por necesidad, porque me estampó la realidad en la cara y dije: bueno, pues hay que hacerlo. Teníamos muy hablado del tema, pero no nos atrevíamos a dar el paso. 


Paco Cruz:
De esas cosas que los hosteleros dejan ahí, en el aire, de bueno, es que no tengo tiempo, voy a ponerme a hacerlo, a hacer fotos, a sentarme con los proveedores de delivery, a sentarme a pensar un packaging. Es como esas cosas típicas de los hosteleros de bueno, pues ahí están. 


Dani García:
A mí las palabras packaging o delivery o todo eso me asustaba la verdad, sinceramente. Y luego me di cuenta a base de fallos también, porque se tienen fallos, no te voy a decir que es un camino de rosas. Se tienen quejas de clientes, el producto en algunas ocasiones no llega porque se equivoca el camarero repartidor, porque ni siquiera era repartidor, era camarero. 


Paco Cruz:  
Claro, era gente vuestra.  


Dani García:
 Pero eso es afrontar la realidad y ver que hay un mundo detrás de tu trabajo.  


Paco Cruz: 
Así fue como empezaste, repartiendo tú, echándote todo sobre los hombros, que es muy de hostelero cargarte con todo, intentar hacerlo todo en modo Superman y al mes y medio así ya si empiezas a trabajar con plataformas de delivery y a orientar tu local, tu bar, no quiero ni decir restaurante, porque lo que la esencia de Casa Dani es bar, lo vuelcas y lo cambia incluso físicamente. Porque si ahora vas, ha cambiado físicamente. Cuéntame un poco ese proceso de tú decir oye, ya cuelgo las llaves del coche, las dejo aquí y esto se va a profesionalizar y lo vamos a hacer bien y va a salir bien.  


Dani García:
Pues directamente empezamos con una tablet que nos proporcionó una plataforma y a los dos días nos trajeron otras dos tablets de otras dos plataformas y sonaban todas al unísono.  


Paco Cruz:
Lo primero que hiciste fue abrir el abanico y decir yo trabajo con todas la plataformas y a ver que me entre un poco también un poco porque ¿estarías inseguro, no?  


Dani García:
Un poco inseguro, un poco desbordado, claro, porque yo el primer día fueron 20 pedidos, el segundo 60. Cuando ampliamos las plataformas nos pusimos en 300 pedidos. 


Paco Cruz: 
¿Al qué? 


Dani García:
300 pedidos al día.  


Paco Cruz:  ¡
Qué barbaridad!  


Dani García:
Entonces de la transformación que era un salón del restaurante lo orientamos todo al delivery, empezamos a sacar la gente del ERTE, empezamos a abrir por la noche en el restaurante que tenemos en la calle Lagasca.  


Paco Cruz: 
Que nunca, nunca, había abierto Casa Dani por la noche. Para la gente que nos escuche es un puesto de mercado y el horario habitual de un mercado municipal.  


Dani García:
  Exacto. Y empezamos a abrir también los domingos, festivos, y la gente nos demandaba el producto. Nos quería, ya que no podía venir a nuestro restaurante lo demandaban en su casa y hemos recibido muchas muestras de apoyo. 


Paco Cruz:  
Y primero, ¿cómo se enteró la gente de que Casa Dani estaba en el delivery? Eso es un tema importante a contar, para el que quiera seguir este ejemplo.  


Dani García:
Pues a través de las redes sociales, mucha publicidad, gracias a mi mujer. 


Paco Cruz: 
Que encima la lleva Carmen, tu mujer.  


Dani García:
Gracias a mi mujer que aparte de su trabajo me ayuda por la noche en el mío y a raíz de mucha publicidad, mucho, mucho promocionar lo que ya conocía la gente, porque mi mujer me decía tienes una marca, tienes un producto. 


Paco Cruz: 
Que importante es la marca. Y un tema muy importante además del tema de la marca es el tema del precio. Evidentemente tú hiciste alguna modificación en los precios para intentar absorber o disminuir el impacto que tienen las comisiones evidentemente del delivery, que es una preocupación que suelen tener muchos hosteleros, decir oye, voy a perder mucha parte de la rentabilidad. ¿Qué hiciste tú ante eso? 


Dani García:
En principio incrementamos el precio, pues más o menos un euro y medio o dos euros por producto, porque entendíamos que no era lo mismo ir a recogerlo a Csa Dani en el Mercado de la Paz a que te lo llevásemos a la puerta de casa. Tenía unos costes y tenía una logística diferente a recogerlo en el mercado. 


Paco Cruz:  
¿Qué le dirías a un hostelero que tiene miedo? Y dice, uf, tengo miedo de subir un euro o dos euros y entrar en el delivery no sea que la gente se queje o me lluevan las críticas. 


Dani García:
Yo le diría que crea en su producto, crea en su trabajo.  


Paco Cruz:  
En su marca.  


Dani García:
En su marca y en su clientela.  


Paco Cruz:  
Muy bonito por tu parte decir eso, creer en tu clientela. 


Dani García:
Si su clientela está contenta con él no va a cambiarle por medio euro o por un euro. Va a entender la situación y va a valorar tu producto muchas veces más que tú. 


Paco Cruz: 
Y ahora que es Casa Dani en ese término digital, por así decirlo, esta parte delivery, ¿cómo de importante es para ti? Tu cabeza ya no piensa solamente en un café de por la mañana y en el menú del día. Ahora piensa en otras cosas. 


Dani García:
Mira, Paco, hemos hecho una obra hace poco en la tienda de comida para llevar y hay un sitio solo para recogida de pedidos de delivery que pone Riders y la cocina va totalmente enfocada a ese delivery. 


Paco Cruz:  
Totalmente, ¿no? 


Dani García:
Totalmente.  


Paco Cruz:
Y tú también. Tu cabeza y tu manera de dirigir el negocio.  


Dani García:
Sí, porque me he dado cuenta que en mi local caben 300 personas entre los tres. El abanico que se te abre con el delivery es… 


Paco Cruz:  
Toda una ciudad.  


Dani García:
Toda una ciudad. 


Paco Cruz:
Yo siempre digo que la sala de tu restaurante se convierte en toda la ciudad una vez que entras en el delivery. 


Dani García:
Exacto. Y haciendo las cosas bien y cuidando tu producto y tratando bien al cliente. 


Paco Cruz: 
¿A qué tenías miedo cuando empezaste a hacer delivery y a enfrentarte a la digitalización? Un hombre como tú, que eres de raíz analógica y apasionado por el cara a cara porque tú en el cara a cara ganas muchísimo, que estás acostumbrado a estar detrás de una barra y hablar. ¿Qué miedos tenías?  


Dani García:
  Principalmente el producto al producto que llegase frío, la devaluación del producto. Sin embargo, me he dado cuenta de que eligiendo las armas adecuadas llega casi exactamente igual y se lo proporcionas a gente que ya no puede venir a verte porque le han cambiado de oficina o… 


Paco Cruz:
Porque está en su casa viendo un partido de fútbol. Yo me he comido muchas tortillas de Casa Dani viendo partidos de fútbol en casa. 


Dani García:
Que me lo has mandado por fotito. 


Paco Cruz: 
Te lo he comunicado, te lo he comunicado, claramente. Porque aparte está el tema de compartirlo, de que la gente tiene Casa Dani en su casa y está contento de tener Casa Dani en su casa. 


Dani García:
  Exacto. Es una comida de los domingos, una reunión familiar. Ya te he dicho antes, yo me he criado con mis clientes y hemos crecido juntos. Y ahora me traen a sus hijos y juegan con los míos. Y ahora tenemos la posibilidad, gracias a la digitalización y al delivery de ponerlo en las familias, en las reuniones familiares de los domingos, en facilitarle la vida a la gente, al fin y al cabo. 


Paco Cruz:  
Tú eres un converso de la digitalización, pero no del todo, porque todavía hay cosas de tu restaurante que no has digitalizado, de tu bar, como por ejemplo los procesos del día a día, de los procesos operativos. Todavía hay un poquito de miedo en ti en esa parte analógica.  


Dani García:
Sí, exactamente. Quizá antes era por falta de tiempo, pero siempre hay una puntita de miedo ahí que no me deja avanzar, pero que sin embargo lo voy a hacer.  


Paco Cruz: 
Y aparte, tú también entiendes, y mucho de la hostelería tiende a ser muy severo consigo mismo. No me digas que no has avanzado lo último dos o tres años de tu carrera empresarial.  


Dani García:
Sí, se ha visto un crecimiento de la marca.  


P
aco Cruz: No. Me refiero a ti, a ti, a la parte que te toca a ti. ¿Tú eres mejor empresario ahora que hace tres años? 


Dani García:
  Yo seguro que sí, porque yo nunca me cierro a aprender. Yo siempre estoy aprendiendo. Entonces creo que soy mejor empresario. Creo que me falta mucho y creo que voy a seguir dejándome asesorar porque es fundamental.  


Paco Cruz:  
Es clave que no has perdido la humildad del hijo de tus padres que se ha criado detrás de la barra y que sabe que le queda mucho por aprender. Mientras eso no te paralice, eso dice muchísimo bueno de ti. 


Dani García:
A mí mi familia me lo ha enseñado todo y lo más importante es ser humilde. En la vida hay que ser humilde y trabajador, porque todo llega. Es que todo llega.  


Paco Cruz:
Totalmente. Tienes toda la razón. Ahora parte también has digitalizado parte de la gestión. Es decir, ahora sabes si ganas o se pierdes cada mes. 


Dani García:
Sí, gracias a ti. 


Paco Cruz:
Gracias a un proceso de orden. Porque ahí también había que poner mucho orden.  


Dani García:
  Sí. Era un caos total. Y me imagino que la mayoría de bares de España están en ese proceso.  


Paco Cruz: 
En ese punto de caos.  


Dani García:
Pero yo les animaría a digitalizar todo y a… 


Paco Cruz:  
A gestionar y… 


Dani García: 
A gestionar y organizar no desde un mantel como yo lo hacía, sino desde un Excel, que se ven los números más claros.  


Paco Cruz:  
¿Duermes más tranquilo ahora?  


Dani García:
Sí, mucho más tranquilo.  


Paco Cruz:
Y eres mejor empresario. E incluso te estás planteando crecer.  


Dani García:
Pues la verdad es que sí. Hasta ahora no me había planteado crecer. Y estoy en ello.  


Paco Cruz:
¿Qué quieres que sea Casa Dani, dentro de 20 años, cuando tú te jubiles? Si te jubilas algún día, que eso es muy de hotelero también. 


Dani García:
Me gustaría que fuese, que lo recordase todo el mundo por lo que es ahora. Con la esencia de ahora o la esencia de siempre, pero llegando a más barrios de Madrid. 


Paco Cruz: 
O sea, siendo más grande. 


Dani García:
Siendo más grandes, al fin y al cabo. 


Paco Cruz:  
No tienes miedo a ser grande, ahora.  


Dani García:
Siempre hay algo de miedo. Pero creo que puedo con todo.  


Paco Cruz:  
¿Podemos decir que has sido un empresario que no todas las decisiones las has tomado con el 100% de seguridad y de certidumbre? 


Dani García:
El que te diga que ha tomado las decisiones con el 100% de seguridad es mentira. Siempre hay un miedo, siempre hay una inseguridad, siempre hay un y si y si… 


Paco Cruz:
Está claro que nadie toma las decisiones con el 100% de seguridad y tú te has lanzado muchas veces al ruedo sin tenerlo todo claro. Lo cual dice también mucho de ti, porque hay gente que espera a tenerlo todo controlado y, por lo tanto, errores habrás cometido. Dime, ¿qué hubieras hecho antes o que hubieras cambiado en este proceso de digitalización que ha llevado a ser un éxito en el delivery? 


Dani García:
No, quizá yo, sabiendo que he tenido muchos errores, el principal error es no adelantar dos años la digitalización.  


Paco Cruz:  
Que buena esa. Por no haberlo hecho antes. 


Dani García:
Porque yo mucho lo he pensado mucho en casa y decía si tu te puedes comer una pizza en casa, ¿por qué no te vas a comer una tortilla?  


Paco Cruz:  
Vale, pero lo pensabas. ¿Y a donde se iba a tu cabeza después?  


Dani García:
Pues a va a llegar peor, va a llegar frío, va a llegar... Y claro, con la pandemia no dio tiempo a pensar ni a tener miedo. Era o hacerlo o desaparecer. También hemos tenido mucha suerte aquí en Madrid, con la gestión que ha habido.  


Paco Cruz:  
Sí, como ha podido la hostelería salir adelante. 


Dani García:
Muchos hosteleros de Barcelona, en muchas ciudades de España… estaban cerrados. 


Paco Cruz: 
El entorno también te ha podido favorecer, pero las decisiones han sido tuyas.  


Dani García:
Claro era o matar o morir como el que dice, y entonces optamos por morir a tope.  


Paco Cruz:  
Y ahora piensas que las siguientes decisiones que vas a tomar no tienen que ser en un momento ya de estar al filo de la navaja.  


Dani García:
  Exacto. Esto me ha enseñado a que no hay que estar siempre al filo de la navaja para lanzarse, para tomar decisiones. Y gracias a mi clientela y a el empuje de mi personal y a las raíces de mi familia, hemos cogido nombre en Madrid, tenemos una marca y vamos a exprimirla.  


Paco Cruz:  
Has hablado de raíces, has hablado de familia… ¿Cuáles son los ingredientes de la tortilla del éxito de Casa Dani?  


Dani García:
Buena materia prima.  


Paco Cruz: 
No, no, no, me refiero a la tortilla del éxito empresarial, claro. Has hablado de raíz, has hablado de familia, de humildad… ¿cuáles son los ingredientes? Bueno, he dicho tres, por lo menos los que yo considero. 


Dani García:
Para mí, los más importantes son constancia y exigencia. Y por supuesto, lo volvemos a decir dejarse aconsejar, escuchar al cliente, escuchar a profesionales del sector.  


Paco Cruz:
Estamos hablando de un caso de éxito, evidentemente. Pero tuvo que haber momentos de bajón absoluto en este momento previo, pandémico, delivery, qué decisión tomar… 40, 35 nóminas por pagar, el alquiler de tres o cuatro locales. Tuvo que haber momento de decir: esto no lo saco.  


Dani García:
Y la verdad es que hubo muchos momentos de esos. De que no los saco, de que dependen muchas familias de mí, de lo estaré haciendo bien, no lo está haciendo bien. Yo diría que hay que ser consecuente con cada decisión que tomes y que un buen empresario y un buen jefe siempre va a mirar por el trabajador, siempre va a tomar decisiones enfocadas a reforzar el trabajo y que en conjunto lleguemos todos a sacarlo adelante, venga quien venga. 


Paco Cruz:  
Y tienes, por así decirlo, una imagen clara de como no lo voy a decir así… de estar hundido en el pozo… de un día al salir del local cuando empezó la pandemia. 


Dani García:
No, no, por supuesto. O sea cuando terminaba de repartir por la mañana llegaba a casa, me duchaba, no saludaba a mis hijos…  


Paco Cruz:  
¿Cuántas veces te duchabas?  


Dani García:
Me duchaba tres veces al día, por si acaso. 


Paco Cruz:  Por si acaso.  


Dani García:
Era desde el desconocimiento, claro.  


Paco Cruz:
Y sin saludar a tus hijos. 


Dani García:
Sin saludar a mis hijos. Llegar a las 23:00 de la noche a casa… 


Paco Cruz: 
¿Y qué hacíais con la ropa?  


Dani García:
La ropa en el garaje, en bolsas en el garaje. Llegar a las 23:00 de la noche, salir de aquí de del mercado ir por Velázquez y ni un alma por la calle. Silencio absoluto.  


Paco Cruz: 
¿Lloraste? 


Dani García:
Lloré, lloré. Lo recuerdo y lloró.  


Paco Cruz:
Te estás emocionando.  


Dani García:
Por supuesto. 


Paco Cruz: 
Una sensación que no hay que olvidar.  


Dani García:
Jamás, jamás. 


Paco Cruz: 
Y cómo te has repuesto después de eso y como ha sido capaz de sacarlo todo adelante. Tienes que tener, estoy seguro, tu punto de orgullo en ti y en tu familia.  


Dani García:
Sí, porque al final cuando te ponen entre la espada y la pared tienes que sacarlo como sea y al final tiras para adelante con lo que te venga.  


Paco Cruz:  
¿Estarás orgulloso de cómo lo has hecho?  


Dani García:
Creo que sí. Creo que sí.  


Paco Cruz:  
Yo recuerdo que, en 2020, bueno vamos a hablar de 2019 mejor. Tu propiamente decías no soy buen empresario, esta frase o menos textual tuya, yo sólo sirvo para poner café detrás de la barra. ¿Qué ha cambiado en ese Dani de hace tres años al Dani de ahora? Gracias a las decisiones que has tomado, al delivery, a la digitalización, a todo. ¿Qué ha cambiado de ese Dani que yo solo sirvo para poner el café? 


Dani García:
Pues el hecho es que me he sobrepuesto a muchos problemas, como has dicho. Y principalmente ha cambiado que todas las decisiones que he tomado me han ido reforzando y que ya no me veo como una persona débil ante problemas difíciles. 


Paco Cruz:  
Ante problemas de empresa, por así decirlo. 


Dani García:
Exacto. 


Paco Cruz:
Porque tú detrás de la barra, lo solucionabas todo.  


Dani García: 
Exacto.  


Paco Cruz:  
Pero delante del ordenador y del Excel…  


Dani García:
Todo me podía. Y ahora hemos llegado a un punto que ponme lo que quieras delante, que lo voy a sacar.  


Paco Cruz:  
Yo no sé si estará orgulloso de ti, pero yo estoy orgulloso de ti.  


Dani García:
Muchas gracias.  


Paco Cruz:  
Qué nos puedes contar del cambio de paradigma incluso en el día a día, incluso en tu cuenta, de tener un local lleno… Porque al fin y al cabo ha sido un año y medio duro. De hecho, prácticamente en Madrid el 100% de todo, incluso la barra fue antes de ayer, por así decirlo. En este año y medio hay un cambio de paradigma, incluso tuyo, empresarial, porque una de las cosas que pasaba era que no había gente en el local, pero entraba dinero en el banco porque todo venía por el delivery, evidentemente. Pero ¿cómo cambia tu cabeza? Tuvo que petar, ahí, viendo ese cambio,  incluso creo que tu familia también tu madre, es decir, ¿cómo puede ser que esto de que esto vaya bien pero que yo no vea gente?  


Dani García:
No es difícil asimilarlo, difícil comprenderlo, pero analizando las cosas así y con los números delante.  


Paco Cruz:
  Ahí la clave, ahí, ahí le has dado a la clave con los números delante.  


Dani García:
Si te ponen los números delante no hay excusas, no puedes agarrarte a nada.  


Paco Cruz:
  No hay sensaciones. Es todo números, contante y sonante.  


Dani García:
Exacto. Mi padre me ha inculcado a mí una cosa que era, ¿cómo va el mes, papá? Pues no lo sé. No veo mucha gente.  


Paco Cruz: 
Claro, si esa es la vara de medir que tiene, pues evidentemente en este último año y medio pensarías que todo era horroroso. 


Dani García:
Exacto, Paco, pues era así. Y ahora te das cuenta de nuevo que termina el mes, te reúnes con tu gente y te enseñan los números delante del ordenador y te dicen pues mira, esto pasa aquí, esto aquí y esto aquí y es un cambio de mentalidad total.  


Paco Cruz: 
A parte también tiene objetivos, objetivos de decir oye, quiero bajar este ratio de materia prima, este ratio de personas, quiero llegar a este año con estos beneficios… 


Dani García:
  Exacto, va todo, va todo al milímetro y te hace una idea de… puedes permitirte meter otro camarero, puedes permitirte meter otra persona en cocina… Si metes a otra persona en cocina, sale todo mejor.  


Paco Cruz:  
Al final las decisiones hay que tomarlas con número delante.  


Dani García:
Sí, porque al final puedes pensar que tu negocio va bien y puede ir por otro lado perdiendo.  


Paco Cruz:  
De hecho, la parte de la digitalización de llegar al día cinco de cada mes y tener el resultado anterior, ahora eso como que te ilusiona. Tener esa parte de ti que te dice qué ganas tengo de saber cómo voy. 


Dani García:
Sí, por supuesto. Y compararlo con el año, con el mismo mes, el año anterior. Es algo que ha ido mejorando con el tiempo y que ya te digo yo que vamos, animo a todo el mundo a digitalizar su negocio. Tú puedes servir mil cafés que como a esos mil cafés les eches demasiada leche, más leche de la normal, o pongas dos azucarillos… El dinero se va por ahí. No te das cuenta. Tú puedes trabajar mucho e ir perdiendo dinero por otro lado.  


Paco Cruz:
  Esa es una de las grandes enseñanzas de los últimos dos o tres años en tu vida, de que no todo es vender. Hay que vender bien, hay que vender mejor.  


Dani García:
Exactamente. Tú puedes estar haciendo… la mayoría de los hosteleros somos muy trabajadores, echamos 16 horas si hace falta. Pero la productividad de echar 16 horas puede cambiar mucho si tienes los números claros. 


Paco Cruz:  
De hecho yo creo que una de las cosas que más hay que admirar en ti es que has empezado a trabajar para tu negocio, no en tu negocio. Eso de estar horas y horas y que la única solución, el único, la única vía de realización, es echar horas en tu negocio. No. Hay que dar un paso atrás, rodearte de buena gente y dotar de herramientas a tu negocio para ser rentable, para funcionar mejor.  


Dani García: 
Completamente convencido.  


Paco Cruz: 
Porque ahora trabajas menos. 


Dani García:
La verdad es que sí. Mis camareras de la barra que estaban conmigo lo pueden verificar.  


Paco Cruz:  
Estás más contento y ves un plan. Hay un plan. 


Dani García:
Efectivamente, hay un plan y gracias a los números y gracias a dejarme aconsejar. 


Paco Cruz:
Y a rodearte bien y oye, a tomar decisiones.  


Dani García:
Sí, pero al final, entre unos y otros me han hecho ver que yo al final estoy para tomar decisiones.  


Paco Cruz:  
Eso es un empresario, Dani. El que toma las decisiones. No el que pone cafés.  


Dani García:
Y tan importante como tomar decisiones es poner a alguien que las ejecute que esté a la altura. 


Paco Cruz:  
Totalmente. Totalmente. Yo estaría hablando contigo horas.  


Dani García:
Igualmente.  


Paco Cruz:  
Es un placer hablar contigo porque aprendo, porque de verdad que desde mi corazón te digo que eres referente. Eres referente mío. Y eres referente. Y eres un espejo en el que se pueden mirar muchísimos hosteleros de este país.  


Dani García:
Muchas gracias. Yo también tengo mi propio espejo en gente como tú, en gente de la hostelería. Y siempre me fijo en los que lo hacen bien. Sin envidias, sin reproches. Siempre para aprender.  


Paco Cruz: 
Total, ese punto de humildad no se te puede ir nunca. Esa ansia por saber y por mejorar. Qué te voy a decir, infinitas gracias.  


Dani García:
Venga, vamos a por el pincho de tortilla.  


Paco Cruz: 
Vamos a por el pincho de tortilla y a por la cerveza.  


Dani García:
Por supuesto.  


Paco Cruz: 
Un abrazo.  


Dani García:
Gracias.  

Podcast presentado por: Paco Cruz.

11-05-2022

En este segundo capítulo de Al pie de la barra, Paco Cruz conversa con Dani García, propietario de Casa Dani, en el Mercado de La Paz.

- Su
 experiencia instaurando el delivery como parte del negocio familiar.


- La tortilla del éxito de Casa Dani no se hace solo con producto de calidad, buena mano y la receta de Lola, su madre.


- Su triunfo en el servicio a domicilio
pasa también por una apuesta en firme por la digitalización de la empresa, de sus procesos y de su nueva forma de venta
 

Casa Dani


 

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.