¿Eres nuevo en Rentabilibar?

Regístrate

Ayuda

Descarga nuestra app

Home Actualidad Mejora tus ventas Nuevas vías de negocio Tendencias de San Valentín en hostelería

Tendencias de San Valentín en hostelería

Parejas, pero también amigos, celebrarán el próximo 14 de febrero un San Valentín desenfadado y divertido. ¿Dónde? En sus bares y restaurantes favoritos.


Has alcanzado el límite de artículos mensuales.

Para seguir leyendo inicia sesión o crea un usuario y accede a todo el contenido de manera ilimitada, además de disfrutar de nuestras promociones y ventajas.

Regístrate gratis

Artículo escrito por: Rentabilibar.

10-02-2020

El próximo 14 de febrero, muchas parejas (románticas, pero también de amigos y amigas) saldrán a sus bares y restaurantes favoritos a celebrar,, la famosa cita de San Valentín (muchos de ellos, con una pizca de ironía). Como hosteleros, ¿cómo ofrecer algo especial sin caer en el clásico cliché del que hoy en día buscamos huir? La tarea es complicada, pero no imposible.


Detalles como una lista musical, concursos… Con recursos sencillos es fácil ofrecer algo diferente en el local y atraer a la clientela en san Valentín.



Lo de siempre, con un plus

Para aquellas parejas que salgan a cenar o, incluso, para los grupos de amigos que queden como un viernes normal y no se esperen ninguna sorpresa. Tener un pequeño detalle sorprenderá y agradará a todos los públicos: desde un aperitivo por cuenta de la casa hasta una invitación a una consumición tras el postre, ¿quién se resiste a saborear San Valentín?

Un recuerdo para llevar

Otro guiño que gustará tanto a parejas como a grupos será poder llevarse un recuerdo de esta noche. Una manera sencilla, como hosteleros, de ofrecérselo es contar con una cámara instantánea, tipo Polaroid, para disparar fotografías que se imprimirán al momento tanto a parejas como a amigos y amigas.


Sea una noche romántica o no, el recuerdo será divertido y permanente. Se puede aprovechar la ocasión para incrementar la comunidad del local en las redes sociales. ¿Cómo? Pidiendo a los clientes que, si suben sus fotos instantáneas a Facebook o Instagram, etiqueten o mencionen al local. Con esas etiquetas y menciones, cada bar o restaurante puede crear su propio álbum de San Valentín en sus perfiles e incluso organizar un sorteo para elegir la mejor instantánea entre todas las publicadas. Los sorteos, como se verá más adelante, son un buen incentivo. Y para los ganadores, la guinda del pastel de una noche especial.

Otro recurso fácil y rápido para ambientar el local es preparar un pequeño photocall portátil. Al estilo de los que se han popularizado en las bodas y cumpleaños, que simulan, por ejemplo, una foto de Instagram. ¿Cómo darle el toque de San Valentín? Con guiños a esta fecha: cartón que simule un perfil de Tinder, para los más gamberros, o que, reproduzca el perfil de Instagram de Cupido, con su nombre en el usuario y hashtags ligados al 14 de febrero.

La música, pieza clave

La música es un recurso económico y muy resultón para ambientar un lugar. Y para llenar un local de espíritu sanvalentinero bastará con preparar una playlist que encaje con el 14 de febrero. Hay muchas formas de cumplir este requisito: con canciones románticas clásicas, canciones románticas en español o en inglés o, por qué no, canciones de desamor. Directas al corazón de los de aquellos que más discrepan de San Valentín.


Eso sí, será importante adaptar esa lista de canciones al estilo del local: si, habitualmente, suena en él música indie, habrá que seguir esa misma línea en esta fecha; si suena pop o rock mainstream, habrá que seleccionar las canciones más románticas de los artistas que se escuchan habitualmente en el bar o restaurante.


Si el presupuesto lo permite, o si forma parte de la oferta habitual del bar o restaurante, se puede contar, principalmente en la franja horaria nocturna, con música en directo en el local. Una banda joven, que esté comenzando su trayectoria, puede ofrecer un concierto acústico con versiones de canciones románticas, desde ‘Fly me to the moon’ a ‘Take this waltz’, de Leonard Cohen.

Diversión por San Valentín

El San Valentín de 2020 coincide con el segundo viernes de febrero, por lo que la clientela estará mucho más dispuesta a alargar la noche que si fuera un día entre semana. ¿Por qué no aprovechar eso para organizar distintas actividades en el local? En un bar, por ejemplo, se puede organizar un concurso temático.

Bastará con preparar unas preguntas y dar difusión al plan. Para lo segundo, el boca a boca será fundamental: avisar a los propios clientes habituales de la propuesta e invitarlos a acudir será un buen punto de partida. Además, las redes sociales serán fundamentales: crear un evento en Facebook, compartirlo en publicaciones de Instagram días antes o subir stories con la temática serán acciones fundamentales para dar a conocer el concurso.

En cuanto a la temática, se puede preparar una suerte de Trivial de San Valentín, con pruebas por equipos o por parejas y con preguntas que abarquen desde películas románticas a canciones o libros. Al fin y al cabo, el amor es un tema que siempre estará ahí en la cultura popular.

Este tipo de concursos divierten a los asistentes y sientan precedente para una próxima edición. En fechas señaladas como Halloween o, incluso, el estreno de una película muy mediática, se puede repetir este formato y atraer clientela con una actividad sencilla de organizar.


Sorteos en directo... y en diferido


Los sorteos son otra opción para, fácilmente, tematizar la oferta del local. Y se puede tanto preparar un sorteo para acudir al local en San Valentín, como organizar un sorteo entre los clientes del 14 de febrero.


En el caso de sortear una cena durante la propia jornada de San Valentín, se puede, por ejemplo, entregar a todos los consumidores un vale con un número. Al día siguiente, se anuncia en las redes sociales del local el número premiado. El ganador y su acompañante pueden disfrutar en los próximos días de la oferta del local… y guardar un buen sabor de boca del mismo.


Si por el contrario se trata de un local asiduo en redes sociales,  serán sin duda un buen lugar para moverse en un día como San Valentín.. Una cena, si se trata de un restaurante, o unas cañas y tapas, si se trata de un bar, serán premios muy agradecidos.


Para realizar el sorteo bastará con elegir el canal que mejor encaje con la clientela (es decir, Instagram o Facebook), anunciar el sorteo y su modo de participación (por ejemplo, mencionando en un comentario a la persona con la que compartirían la cena) y dejarlo activo durante varios días. Antes de San Valentín, con herramientas como Random Picker, se elige al ganador y se le comunica.


El San Valentín de 2020 coincide con el segundo viernes de febrero, por lo que la clientela estará mucho más dispuesta a alargar la noche. ¿Por qué no aprovechar eso para dinamizar el local? En un bar, por ejemplo, se puede organizar un concurso temático

Otros contenidos que pueden interesarte...

Mahou - San Miguel

¿Tienes más de 18 años?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.